Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El número de jóvenes con trabajos temporales se ha duplicado desde el inicio de la crisis, según la OIT

Advierte de que los jóvenes están "atrapados en empleos temporales" y tienen "pocas perspectivas" de lograr un trabajo a tiempo completo
El número de contratos temporales entre los trabajadores jóvenes casi se ha duplicado desde el inicio de la crisis económica, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que alerta de que los jóvenes están "atrapados en empleos temporales" y tienen "pocas perspectivas" de obtener un puesto de trabajo a tiempo completo.
El director de la Unidad de Tendencias del Empleo de la OIT, Ekkehard Ernst, subrayó que los jóvenes en las economías desarrolladas tienen muchas más probabilidades que los adultos de tener empleos temporales, y matizó que el incremento del trabajo temporal ha sido particularmente significativo en los países más afectados por la crisis del euro.
"En la Unión Europea constatamos que los trabajadores temporales -o los contratos temporales- son muy frecuentes entre los jóvenes, más que entre la población adulta. Hasta el 70% de los jóvenes trabaja con contratos temporales, en comparación con 20% de los adultos", explicó.
En este sentido, añadió que las economías que más han padecido las consecuencias de la crisis son las que han registrado un incremento más rápido del empleo temporal desde que comenzó, y puso como ejemplo el aumento del 13% en Irlanda y del cerca de 2,5% en España.
La OIT destaca que el trabajo temporal puede ser una buena manera para que los jóvenes adquieran experiencia laboral mientras estudian o viajan, pero incidió en que, a medida que la crisis del empleo juvenil continúa causando problemas, "los empleos temporales se van convirtiendo, en muchos casos, en una opción de último recurso".
ÚNICA ENTRADA AL MERCADO LABORAL.
"En la situación actual muchos jóvenes perciben el empleo temporal como la única manera de entrar al mercado laboral y ciertamente continuarán compitiendo con mucha decisión por estos empleos. Puesto que la recuperación no se está consolidando con firmeza, esta situación no se revertirá", advirtió Ernst.
Según la OIT, a esta situación se suma también el problema que supone para los jóvenes tener menos calificaciones y menos vínculos con el mercado laboral, "lo cual se traduce en que las empresas están poco dispuestas a emplearlos con contratos permanentes. "Actualmente, los jóvenes corren el peligro de estar empleados constantemente con contratos temporales, con menores perspectivas profesionales y una menor evolución en términos de salario", incidió.
Por este motivo, Ernst defendió que es necesario que los gobiernos "acudan al rescate" con el objetivo de ayudar a mejorar las perspectivas de los jóvenes. En concreto, les instó a propiciar la transición de contratos temporales a permanentes, así como a ayudar y a estimular a las empresas a emplear jóvenes con contratos permanentes.
En esta línea, también propuso la introducción de incentivos fiscales que permitan que los jóvenes sean empleados "bajo condiciones estables", así como reducir la diferencia en términos de costos entre el trabajo temporal y regular.