Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sector juguete cerró 2015 con un incremento de las ventas del 5,8% en España y del 20,3% al exterior

Combatir la falsificación e incorporar la tecnología a los juguetes de forma segura, retos para el futuro
El sector del juguete ha cerrado el ejercicio 2015 con un aumento de las ventas nacionales del 5,8% alcanzando los 1.065 millones de euros, e internacionales de 20,3% superando los 534 millones de euros, según los datos ofrecidos durante la Asamblea General de la Asociación Española de Fabricantes de Juguete.
La industria juguetera encara nuevos retos con el objetivo de seguir abriendo mercados internacionales, combatir la falsificación de sus productos e incorporar la tecnología a los juguetes de forma segura.
En el marco de estas jornadas, Fernando Pérez de NPD Group ha realizado un análisis sobre el mercado del juguete europeo, destacando las principales tendencias en cada país, como el aumento de la categoría de juegos de construcción y el éxito de las licencias de Star Wars, Frozen y Paw Patrol.
LAS PÉRDIDAS ANUALES POR FALSIFICACIÓN SUPONEN EL 16,6% DE LAS VENTAS
Por otro lado, la falsificación de juguetes se ha convertido en uno de los principales problemas para el sector. Según el estudio realizado por la OAMI, las pérdidas anuales por falsificación suponen el 16,6% de la facturación de las empresas jugueteras españolas.
Estas pérdidas también afectan directamente al empleo del sector, destruyendo cada año un 13,7% del empleo directo generado por las jugueteras.
Blanca Arteche de la OAMI ha presentado la herramienta desarrollada por el Observatorio Europeo de las vulneraciones de los derechos de protección industrial e intelectual destinada a ayudar a los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, así como a las aduanas, a identificar a los titulares de los derechos de Propiedad Industrial y así verificar si un producto que está en el mercado o que pretende entrar en él, es una falsificación.