Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El mercado automovilístico de EE.UU. se estabiliza, pese a la caída en ventas de abril

La caída de la demanda de automóviles en Estados Unidos volvió a castigar en abril a los principales fabricantes, aunque al mismo tiempo los analistas observan una estabilización de la cifra de ventas.
Además, el mensaje de la Casa Blanca de comprar vehículos estadounidenses, repetido ayer por el presidente estadounidense, Barack Obama, durante su alocución sobre el estado de Chrysler, parece estar surtiendo efecto.
En abril, las pérdidas de ventas de General Motors (GM) y Ford fueron considerablemente inferiores a las de Toyota, en contraste con la tendencia de los últimos años.
Mientras que la demanda de vehículos de General Motors cayó un 33,7 por ciento y la de Ford un 31,6 por ciento, Toyota, el primer fabricante mundial de automóviles, perdió casi un 42 por ciento.
Los directivos de GM (que tiene hasta el 1 de junio para evitar la quiebra en la que ayer se declaró Chrysler) agradecieron hoy públicamente a Obama el apoyo que está demostrando por el sector estadounidense.
"Los comentarios ayer del presidente animando a los consumidores a comprar automóviles estadounidenses fueron también muy positivos", afirmó Mark LaNeve, vicepresidente de GM para Ventas en Norteamérica.
LaNeve añadió a través de un comunicado, que "el presidente volvió a repetir nuestra creencia de que GM será parte de un sector del automóvil fuerte y viable durante muchos años y los consumidores deberían sentirse muy cómodos comprando nuestros vehículos".
Pero lo que es más alentador para los dos fabricantes estadounidenses es que comparadas con las cifras de marzo de este año, las ventas de abril son positivas.
General Motors (GM), que vendió 173.007 vehículos el mes pasado frente a los 260.922 del mismo periodo del 2008, dijo que en comparación con las ventas de marzo, la demanda de sus vehículos aumentó un 11 por ciento, unos 16.600 automóviles.
Y Ford, el único de los Tres Grandes de Detroit (GM, Ford y Chrysler) que no ha tenido que solicitar ayudas públicas para seguir operando y que vendió en 134.401 vehículos en abril, dijo que por sexta vez en los pasados siete meses, su cuota de ventas a particulares aumentó.
Ford también destacó que los nuevos autos del grupo están disfrutando de un gran éxito en el mercado y anticipó que el futuro empieza a ser cada vez más esperanzador especialmente para la compañía.
"No teníamos un sucesión como ésta desde mediados de la década de los años 1990, cuando nuestra cuota de mercado alcanzó su punto más alto. Así que alcanzar un nivel tan consistente de aumentos de la cuota de mercado con particulares durante un periodo de siete meses es muy, muy alentador", afirmó el analista de Ford, George Pipas.
Mientras, Chrysler (que ayer se declaró en quiebra tras fracasar en el intento de renegociar su deuda con sus acreedores) perdió un 48 por ciento de la demanda en abril, una caída que todavía no refleja los efectos de la suspensión de pagos entre los consumidores estadounidenses.
Pero Jim Press, vicepresidente del consejo de administración y presidente de Chrysler, coincidió en que a pesar de la caída de las ventas, la demanda se está estabilizando.
"El sector parece haberse estabilizado. Sabemos dónde está el fondo y a medida que la economía lucha por recuperarse, las ventas de vehículos deberían hacer lo mismo", añadió Press.
Pipas también dijo que hay indicaciones "que sugieren que estamos cerca o en el punto más bajo de ventas de automóviles y que la contracción de la economía está empezando a amainar".
"Así que nuestro punto de vista es que, sin mencionar los problemas relacionados a GM y Chrysler, la economía está preparada para empezar a crecer y que podríamos ver una pequeña recuperación en la segunda mitad del año", añadió Pipas.
GM, que está preparándose para aprovechar esa recuperación en el segundo semestre del año, dijo que espera reducir sus inventarios de vehículos de los 742.000 actuales a 525.000 a finales de julio.
En las próximas semanas, el fabricante cerrará temporalmente varias plantas para reducir su producción en unos 190.000 vehículos.
Así, que en el segundo trimestre del año producirá 390.000 vehículos, un 53 por ciento menos que en el mismo periodo de 2008.