Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La mayoría de los miembros de la Fed apoyaron iniciar la reducción de las compras de deuda, aunque con cautela

La mayoría de los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) apoyaron iniciar la reducción del programa de compra de activos en la reunión del mes de diciembre, aunque incidieron en que este proceso debe ser realizado con cautela, así como en que no sigue una senda preestablecida, según recogen las actas del último encuentro.
La Fed decidió a mediados de diciembre rebajar en 10.000 millones de dólares (7.369 millones de euros) el importe de sus programas de compra de deuda a partir del mes de enero, desde los 85.000 millones de dólares (62.636 millones de euros) hasta los 75.000 millones de dólares (55.267 millones de euros).
Según las actas, la mayoría de los miembros coincidieron en que la mejora acumulada de las condiciones del mercado laboral y la probabilidad de que ésta sea sostenida en el tiempo sugerían que el comité podía comenzar a reducir el ritmo de sus compras de activos en esta reunión.
Sin embargo, algunos miembros apuntaron que había que tener una cuenta una serie de consideraciones al tomar esta decisión, como el grado de confianza en las perspectivas de un crecimiento económico sostenido por encima de su potencial, una mejora continuada de las condiciones del mercado laboral o el regreso con el tiempo a un inflación coherente con el mando de la Fed.
De hecho, algunos expresaron su preocupación por la posibilidad de que se produzca un endurecimiento no intencionado de las condiciones financieras si la reducción de la compra de activos se malinterpreta pensando que indica que el Comité retirará la política acomodaticia más rápido de lo previsto.
"En consecuencia, muchos miembros consideraron que el Comité debería proceder con cautela en la toma de su primera decisión de reducir el ritmo de la compra de activos y debería indicar que futuras reducciones se realizaran en pasos calculados", explica las actas, que remarcan que este proceso no se basa en una senda ya establecida.
Asimismo, la mayoría de los componentes del organismo defendieron la eficacia del programa de compra de activos, que sigue apoyando unas condiciones financieras acomodaticias, aunque una mayoría apunta que, aunque es difícil de calcular, es probable que esta eficacia descienda a medida que se mantengan las compras.
Por otro lado, en la reunión se debatió la posibilidad de reducir el umbral del 6,5%, el objetivo que debe alcanzar la tasa de paro antes de comenzar a subir de nuevo los tipos de interés, aunque finalmente decidió mantenerse e insistir en que el hecho de que pese a que se alcance esta meta no habrá un repunte inmediato de los tipos.
Algunos participantes consideraron que este cambio mandaría una clara señal de las intenciones del Comité y era una ajuste apropiado tras las últimas evoluciones del mercado laboral y la inflación. Sin embargo, otros consideraban que esto podría ser "confuso y restar credibilidad" a sus objetivos marcados.