Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los millonarios españoles disminuyen un 20 % por culpa de la crisis

Amancio Ortega, Presidente. Socio fundador de Inditex,  una de las grandes fortunas españolas, que según el Informe de Merrill Lynch han sido tocadas por la crisis. Fototelecinco.es
La crisis toca a los millonarios. La difícil situación económica redujo un 20,9 por ciento el número de patrimonios superiores al millón de dólares en España en 2008, hasta las 127.100 fortunas. Con esta cifra, el país se mantuvo entre los doce estados del mundo con un mayor número de grandes patrimonios, según el 'XIII Informe Anual sobre la Riqueza en el Mundo' presentado hoy por Merrill Lynch Global Wealth Management y Capgemini.
Pero el descenso de los más ricos no sólo es en España. A nivel mundial, el número de patrimonios elevados cayó un 14,9%, hasta los 8,6 millones de personas, que redujeron su riqueza total un 19,5%, hasta los 32,8 billones de dólares (23,3 billones de euros).
Los patrimonios considerados muy elevados, aquellos con activos de inversión mínimos de 30 millones de dólares, contabilizaron pérdidas de riqueza del 23,9%, y una disminución del número de fortunas del 24,6%, hasta las 78.000personas.
Pese a estos datos negativos, el informe prevé que la riqueza de los particulares con un patrimonio elevado ascienda a 48,5 billones en dólares (34,4 billones de euros) en 2013, tras la recuperación económica, con una tasa anual de crecimiento próxima al 8%, año en el que los grandes patrimonios de la región Asia-Pacífico superarán a las riquezas de Norteamérica.
Sin embargo, las previsiones a corto plazo son mucho más pesimistas, y si respecto a los datos de 2008, la responsable de Merrill Lynch para España y Portugal, Lucía Granda, aseguró que el descenso económico no tiene precedentes "seguramente desde los años 50", para 2009, Granda auguró el "mayor retroceso económico desde la II Guerra Mundial".
Por regiones, Norteamérica, Asia y Europa continúan albergando a un alto porcentaje de los grandes patrimonios del mundo (EEUU, Japón y Alemania representan el 54% del total mundial).
Mientras que el número de grandes patrimonios de China asciende al cuarto puesto del ranking mundial, lista que encabeza EEUU con 2,5 millones de patrimonios elevados, un 28,7% del total mundial, pese a haber caído un 18,5% en 2008.
En cuanto a la distribución de la inversión, los grandes patrimonios buscaron refugio en el efectivo, la renta y fija y las inversiones en mercados domésticos, a la vez que la inversión en activos financieros del sector inmobiliario creció un 4%, hasta suponer un 18% de la cartera total.
Del mismo modo, el estudio refleja que uno de cada cuatro patrimonios elevados (un 26,6%) consultados retiraron activos de su entidad o dejaron de trabajar con ella en 2008 debido a una disminución de la confianza en la misma.
El estudio recomienda a los asesores bancarios que se adapten a las mayores demandas de los clientes y apuesten por recuperar la confianza reevaluando sus planteamientos en torno a las herramientas y capacidades de soporte.
Por otra parte, Merrill Lynch advierte de que en el futuro aumentarán las emisiones de deuda pública, que los Estados tendrán que emitir con unas tasas superiores, aumentando la rentabilidad de los bonos para conseguir colocar su deuda.
Según Granda, existe una relación entre deuda pública y PIB "inferior a lo que pudo ocurrir en otras crisis", con unos niveles históricamente bajos, en donde todavía existe un margen de endeudamiento para los estados.
Asimismo, la gestora de patrimonios estima que en los próximos años se producirá un mantenimiento de las inversiones en renta fija y efectivo en torno al 50%, a la vez que la renta variable se reequilibrará de aquí al año 2010, año a partir del que se volverán a niveles históricos.
Esta recuperación de la renta variable se producirá tras producirse una caída del 50% en la capitalización bursátil en 2008, que ha generado pérdidas por valor de 30 billones de dólares (21,3 billones de euros).