Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las mujeres siguen cobrando menos que los hombres

Con motivo del Día Europeo de la Igualdad Salarial, UGT ha publicado un informe en el que plantea que la negociación colectiva debe reforzar la lucha contra la discriminación retributiva que sufren las mujeres y aboga por establecer modificaciones legales para lograr una regulación más efectiva.
Entre otras propuestas, propone que en los convenios colectivos se incluyan cláusulas para regular la igualdad retributiva, con la adopción de medidas para detectar y corregir las posibles diferencias o desigualdades salariales.
El informe analiza los datos de la Encuesta de Estructura Salarial de 2006, publicada por el INE en 2008, que muestra que mientras los varones ganan una media de 22.051,08 euros, las mujeres tienen un sueldo de 16.245,17 euros (el salario medio de las mujeres suponía el 73,7 por ciento del de los varones).
Las mayores diferencias salariales se registran en Asturias y Aragón, con un 32 por ciento; mientras que en el otro extremo se sitúan Canarias, con un 15 por ciento, y Extremadura, con un 17 por ciento. Las discriminaciones salariales se dan en todas las modalidades de contratación, siendo del 11,5 por ciento la diferencia para los contratos indefinidos y de un 33,9 para los de duración determinada.
Para combatir esta diferencia salarial entre hombres y mujeres, que según el sindicato es de las mayores de Europa, recomienda realizar auditorías periódicas obligatorias a las empresas y aplicar nuevas sanciones si no se respeta la igualdad salarial.
Las diferencias salariales entre hombres y mujeres también tienen un impacto importante en los ingresos de por vida y en las pensiones de las mujeres, ya que tener un salario más bajo significa disponer de una pensión más baja, y esto genera un mayor riesgo de pobreza para mujeres mayores, alerta UGT.
El informe señala que con frecuencia las mujeres ganan menos que los varones por trabajos del mismo nivel porque las competencias de las mujeres se valoran de forma distinta que las de los varones, estableciendo dos categorías distintas, con salarios distintos y adjudicando cada una de las categorías a cada uno de los sexos.
En la Unión Europea, más del 40% de las mujeres trabaja en sanidad, educación y en la administración pública, siendo en estos sectores el doble de mujeres que de varones, mientras que en los puestos de gestión y de toma de decisiones, las mujeres ocupan el 32% de esos puestos en Europa, el 10% de los consejos de administración de las grandes compañías y el 29% de los empleos científicos y tecnológicos.
El sindicato señala que, aunque pudiera pensarse que el trabajo que una persona realiza está condicionado por el tipo de estudios que ha realizado, muchas veces pesan más la tradición y los estereotipos, como la de que las mujeres abandonen, temporal o definitivamente, sus empleos para dedicarse al cuidado de las personas dependientes o que para ello reduzcan su jornada laboral.