Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El número de autónomos crece en España a un ritmo más de seis veces superior al de la media europea

El número de trabajadores autónomos creció un 2,05% en España en los nueve primeros meses de 2013, multiplicando por más de seis el ritmo al que aumentaron estos trabajadores en el conjunto de Europa durante el mismo periodo (0,3%), según datos de Eurostat correspondientes al tercer trimestre del año pasado difundidos este jueves por la organización de autónomos UPTA.
Por séptimo trimestre consecutivo, la tasa de variación interanual de los trabajadores autónomos en España superó a la del conjunto de la UE-27. En concreto, los trabajadores por cuenta propia crecieron un 2,8% en España durante el tercer trimestre de 2013 en comparación con el mismo trimestre de 2012, en contraste con la caída del 0,75% experimentada por la UE en el mismo periodo.
En el acumulado de los nueve primeros meses del ejercicio, los países que registraron un mayor crecimiento en el número de autónomos fueron Bulgaria (+10,6%), Bélgica (+9,3%), Irlanda (+8,5%) y Holanda (+6,2%), mientras que se registraron descensos en República Checa (-2,7%), Italia (-2,2%), Reino Unido (-0,54%), Francia (-0,52%), Polonia (-0,48%).
Según el informe elaborado por UPTA, España sigue siendo el quinto país europeo en el número de autónomos sin asalariados, con 2.067.300, sólo por detrás de Italia (3.657.500), Reino Unido (3.476.400), Alemania (2.472.700) y Polonia (2.228.600).
El peso específico en España de los trabajadores autónomos sin asalariados sobre el total aumentó en un año en seis décimas, hasta el 12,2%, frente a los descensos de Italia, Alemania o Reino Unido.
El secretario general de UPTA, Sebastián Reyna, ha destacado que el apoyo desde las instituciones y del acceso al crédito serán fundamentales para que este nuevo tejido empresarial consiga convertirse en una parte sólida de la estructura productiva.