Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oposición muestra preocupación ante las pérdidas de Sareb y le piden un papel más social

Los grupos de la oposición en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados ha acusado de falta de transparencia a la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) y además de mostrar su preocupación por el impacto que pueden tener sobre los contribuyentes sus altos niveles de pérdidas, han instado a que contribuya a facilitar el acceso a una vivienda, como está sirviendo para sanear la banca.
Así lo han señalado tras la primera comparecencia de la presidenta de la Sareb, Belén Romana, ante esta Comisión para hacer balance del primer año de vida de la Sareb, que ha finalizado con unas pérdidas de 261 millones de euros, cinco veces más de los previsto.
En primer lugar, el portavoz económico del PSOE, Valeriano Gómez, ha comenzado criticando la escasa asistencia de la presidenta de la Sareb al Congreso de los Diputados. En su opinión, debería dar cuentas en la Cámara Baja cada trimestre y a petición propia, teniendo en cuenta que los 50.000 millones en activos con los que ha iniciado su andadura están íntegramente respaldados por el Estado.
Asimismo, ha planteado algunas preguntas, como si los cambios en la estructura de la Sareb han sido "ceses o dimisiones" o si, a la vista de las pérdidas en su primer ejercicio operativo completo, se mantiene el compromiso de ofrecer una rentabilidad del 14% a los accionistas en el horizonte de 15 años.
Si bien, Gómez ha endurecido el tono para señalar que algunas de las operaciones de la Sareb son un "escándalo", puesto que han supuesto la adquisición de activos por parte de fondos o de los propios promotores que los construyeron con rebajas de precios tras su adjudicación previa a los familias propietarias.
ACTIVOS QUE VUELVEN MÁS BARATOS A MANOS DE PROMOTORES.
"¿Por qué tras estas ejecuciones se quedan los activos un fondo y quizás el mismo promotor por menos dinero? ¿No hubiera sido mejor ayudar a las familias a refinanciar sus viviendas?", se ha preguntado.
Por su parte, el portavoz económico de la Izquierda Plural Alberto Garzón ha señalado que, más allá de las cuestiones contables de la Sareb, el Gobierno "se escuda en el carácter privado de la sociedad para no responder" a nada de lo que se le plantea en sede parlamentaria. "Es usted el último recurso para que se nos responda a ciertas preguntas", ha añadido.
Y entre estas preguntas, Garzón ha planteado cuántas viviendas protegidas tiene la Sareb en toda España y si las ha vendido en ferias y salones inmobiliarios, contraviniendo la ley.
Por parte UPyD, Álvaro Anchuelo ha criticado también que la comparecencia de Romana "llega más tarde de los deseado, dado que sus fondos son del Estado".
Dicho esto, ha expresado su preocupación "por el coste final que puede tener para el contribuyente" teniendo en cuenta que la Sareb ya ha quintuplicado las pérdidas esperadas en su primer año de actividad.
Asimismo, Anchuelo ha lamentado la sensación de "inestabilidad y de conflictos internos" que trasladan los "ceses y dimisiones" en el seno de la Sareb. Por último, el portavoz de UPyD ha preguntado por los supuestos impagos de la Sareb a las comunidades de vecinos en las que se encuentran parte de sus activos.
El portavoz económico de Amaiur, Rafael Larreina, ha pedido que la Sareb cumpla un "objetivo social" en términos de un mejor acceso a la vivienda para los ciudadanos, del mismo modo que su papel ha sido sanear la banca. "Sería un bueno elemento de responsabilidad social corporativo, es una obligación moral", ha añadido.
Por último, el portavoz económico del PP, Juan Antonio Abad, ha asegurado que la Sareb "no es un problema, sino la solución a una grave problema que había en España", que era un sistema financiero excesivamente expuesto al 'ladrillo'.