Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los países del euro se blindan contra los ataques especulativos

El nuevo mecanismo de estabilización permitirá a la Comisión acordar ayudas financieras directas y puntuales a los Estados miembros en graves dificultades para "preservar la estabilidad de la eurozona", según afirmó el presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy. En la asistencia también estará implicado el Banco Central Europeo (BCE), aunque todavía no se ha definido bien cuál será su papel.
El Ejecutivo comunitario tenía previsto presentar sus propuestas para crear este mecanismo permanente de resolución de crisis el próximo miércoles, pero adelantará su propuesta a este fin de semana. Y el domingo se celebrará una reunión extraordinaria de los ministros de Economía de la UE, convocada por la presidencia española de la UE, donde se aprobará de manera inmediata el nuevo instrumento.
Los líderes europeos se comprometieron a acelerar la consolidación de sus cuentas públicas y a reforzar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC), incluyendo "sanciones más eficaces" para los países que incumplan reiteradamente los límites de déficit y deuda. Y también acordar intensificar los esfuerzos para mejorar la regulación de los mercados financieros para tratar de frenar la especulación.
Los jefes de Estado y de Gobierno dieron además vía libre a la entrega a Grecia del primer tramo de ayudas por valor de 110.000 millones de euros para rescatarle de la quiebra. Constataron que ya existe una "masa crítica" de fondos disponible para refinanciar los 8.500 millones de deuda griega que vence el próximo 19 de mayo, después de que un gran número de países de la eurozona (entre los que estarán España, Alemania o Francia) ya hayan completado los procedimientos nacionales para desbloquear los créditos.
Medidas contra los ataques especulativos
El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, aseguró que los europeos harán "todo" para garantizar la estabilidad financiera de la zona: "Estamos todos unidos en torno a nuestra moneda", recalcó.
La declaración de los Dieciséis se produce después de una semana negra en las Bolsas europeas y en medio de señales cada vez más claras de que la crisis de la deuda de Grecia se contagia a otras economías del sur de Europa.
Entre las medidas que se barajan figura la prohibición de las ventas en descubierto, que los especuladores utilizan para sacar provecho de la bajada provocada en el precio de un activo; forzar a los bancos a no deshacerse de la deuda soberana; o incluso autorizar al BCE a comprar en el mercado secundario las obligaciones o bonos sujetos a mayor tensión.
 
Barroso dejó claro que los europeos van a usar "todos los instrumentos", pero que se hará dentro del marco presupuestario actual y con respeto a la independencia del Banco Central Europeo.
El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, siempre se ha opuesto a la estrategia de compra de deuda, por el riesgo que representa para el control de la inflación y la erosión que puede ocasionar en su independencia.
La declaración del Eurogrupo también registra el acuerdo de "reforzar la gobernanza de la zona euro".
Ello significará, primero, "prestar más atención a los niveles de deuda y a la evolución de la competitividad" y no sólo al déficit.