Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La patronal europea prevé que España tenga 1,1 millones de parados más en 2009

La patronal europea estima que la economía española registrará este año una contracción del 2,8 por ciento y que 2009 cerrará con 1,1 millones más de parados que en el ejercicio anterior, según un informe de previsiones divulgado hoy.
BusinessEurope prevé que el Producto Interior Bruto (PIB) de la Unión Europea sufra un retroceso algo menor que el español, del 2,2 por ciento, y que en total en los Veintisiete se registren 4,5 millones de nuevos parados.
El informe presentado hoy por el presidente de la patronal europea, Ernest-Antoine Seillière, señala que las economías comunitarias que más caerán en 2009 son las de Irlanda (-7,7%), Holanda (-3,5%), Reino Unido (-3,3%) y Suecia (-3,2%).
La mayor economía de la UE, la alemana, sufrirá una contracción del PIB del 2,3%, mientras que la italiana caerá un 2% y la francesa lo hará en un 1,6%.
En cuanto a la inflación, se prevé que se incremente un 1% en el conjunto de la UE, mientras que en España será menor, del 0,7%.
El informe detalla que la inflación en la UE se situará en un nivel próximo a cero hacia mediados de año, para recuperar una ligera tendencia al alza en los meses posteriores.
De los 4,5 millones de nuevos parados que BusinessEurope prevé para toda la UE en 2009, España será el país con una mayor parte, con 1,1 millones, mientras que el Reino Unido tendrá 0,9 millones de desempleados más.
En términos porcentuales, el empleo bajará más en Estonia (-11,2%), Irlanda (-7%), España (-5,4%), Reino Unido (-2,8%) y Bélgica (-2,6%).
El documento destaca que la rapidez con que la tormenta de los mercados financieros se ha transformado "en una crisis económica de esta magnitud ha sido inesperada".
También señala que los mercados de trabajo están sufriendo "consecuencias inmediatas y severas de la crisis".
La patronal europea propuso una estrategia de cuatro frentes para la recuperación económica europea: restaurar el acceso de las empresas a la financiación bajo condiciones asequibles, combatir los reflejos proteccionistas, aplicar de forma coordinada los planes nacionales de reactivación y acelerar la reformas estructurales.