Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los mercados, pendientes de la respuesta del BCE al débil crecimiento y la baja inflación

La concreción del programa de compras de ABS o el adelanto de un programa de compra de deuda, sobre la mesa
La reunión de política monetaria que celebra mañana jueves el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) lleva días concentrando toda la atención de los mercados, que esperan que la institución presidida por Mario Draghi concrete las herramientas anunciadas en septiembre o, incluso, adelante nuevas medidas debido a los malos datos macroeconómicos que lastran la recuperación de la economía europea.
La reunión de octubre está marcada por una "clara ralentización" de la economía de la Eurozona, lo malos datos del índice PMI manufacturero y la prolongación de la tendencia decreciente de la inflación, después de que el dato adelantado de septiembre se haya situado en el 0,3%, su nivel más bajo desde octubre de 2009.
Asimismo, el mercado también estará pendiente de la concreción del programa de compras de ABS que se anunció en la reunión de septiembre, así como de la posibilidad de que se anuncie un programa de relajación cuantitativa en los próximos meses.
El estratega de mercado de IG Daniel Pingarrón destacó que la atención de los mercados en la institución presidida por Mario Draghi alcanza máximos desde septiembre de 2012, cuando se presentó el programa OMT, pese a que ve "prácticamente imposible" que en esta reunión se anuncien nuevos planes de política monetaria.
En declaraciones a Europa Press, ve "poco probable" que haya novedades sobre un posible programa de compra de deuda antes de final de año y "dudoso" que sea en el primer trimestre de año que viene. Sin embargo, añade que el lenguaje que configure las expectativas será "clave" para dirigir al mercado en un sentido u en otro.
EN BUSCA DE UNA BALÓN DE OXIGENO
En esta línea, el analista de XTB Jorge López apunta que se esperan "muchas cosas o pocas cosas según se mire y de quién lo mire" y hasta ahora todo son especulaciones sobre qué decisiones se van a tomar, sus calendarios o sus importes económicos.
"Lo que parece claro es que los mercados quieren, necesitan y piden a gritos un Draghi totalmente 'dovish' que proporcione el balón de oxigeno necesario que aporte de nuevo un respiro de confianza a los mercados, que no atraviesan en las últimas jornadas su mejor momento, recuperando niveles de volatilidad ya olvidados", incide López.
Por ello, considera que toda la atención se centrará en la comparecencia de Draghi, "una película en la que ya todos conocemos el final" y que, un opinión de López, puede que esté siendo infravalorada, dado el abanico de posibilidades y planes de actuación que tiene el BCE. "La comparecencia puede ser mucho más positiva para el mercado de lo que realmente se está estimando", asegura.
PROGRAMA TLTRO
Respecto a la decepción que supuso la baja demanda de las entidades en la primera subasta condicionada de liquidez a largo plazo de 2014 celebrada por la institución, el programa TLTRO, Pingarrón cree que se mostrará "poco preocupado" y aludirá a la segunda subasta de diciembre.
Los analistas de Bank of America Merrill Lynch prevén que Draghi defienda que las TLTROs deben ser analizadas de forma conjunta con las compras de activos (ABS) como medidas para ayudar a cumplir con el mandato del BCE, y creen que, en caso de que esto no ocurra, estará dispuesto a tomar nuevas medidas.
"Puede volverse más explicito a la hora de sugerir que nuevas decepciones en las TLTROs se compensarían con mayores compras de activos", remarcan los analistas de al entidad, quienes muestran su escepticismo sobre si se diseñará un programa que tenga un "fuerte impacto económico".
Desde Renta 4 creen que el "pobre resultado" de la primera TLTRO ha despertado dudas sobre si será necesario aplicar estímulos monetarios adicionales, aunque recuerdan que Draghi restó importancia en su reciente comparecencia ante el Parlamento Europeo a la financiación demandada.