Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las perspectivas de la eurozona son vulnerables a un "shock" de confianza, según S&P

Las expectativas de crecimiento para la economía de la zona euro son "vulnerables" a un "shock de confianza", según advierte la agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P), que aprecia un incremento de las incertidumbres y alerta del riesgo de un repunte del interés de la deuda periférica.
"A pesar de que seguimos esperando que la demanda doméstica sea resiliente este año, están aumentando una serie de incertidumbres que podrían amenazar la confianza de consumidores y empresas", advierte S&P, que señala el empeoramiento de las economías emergentes, los bajos precios del petróleo, las tensiones geopolíticas, la volatilidad e incluso un potencial 'Brexit'.
De este modo, la agencia señala el riesgo de que esta pérdida de confianza tenga reflejo en la actividad crediticia en la región, retrasando decisiones de inversión.
Por otro lado, la calificadora de riesgos advierte de que la creciente preocupación sobre el sector bancario de la zona euro, junto a al aumento de los diferenciales de la deuda soberana periférica puede suponer un debilitamiento de la recuperación del crédito y la inversión.
"Pensamos que las turbulencias en los mercados de bonos soberanos y bancarios en la eurozona podría reabrir los diferenciales, llevando a una recuperación más débil del crédito y la inversión", indica la agencia.
En este sentido, S&P recuerda un reciente estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que estima que un descenso de la inversión empresarial del 2,5% en 2016 y 2017 restaría medio punto porcentual al crecimiento del próximo año y una subida de 50 puntos básicos de la prima de riesgo de acciones e inversiones, lo que resultaría en la pérdida de 1,2 puntos porcentuales de crecimiento en dos años.