Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las peticiones semanales de subsidio por desempleo en EE.UU. bajaron en 13.000

Las peticiones de subsidio por desempleo disminuyeron en 13.000 y se situaron en 623.000 la semana pasada en EEUU, aunque el número de personas que perciben ese beneficio se elevó a una cifra sin precedentes de 6,79 millones, informó hoy el Departamento de Trabajo.
Las solicitudes aumentaron en semanas recientes con numerosos despidos por el cierre de las plantas de Chrysler, en bancarrota desde el 30 de abril, pero en la última semana no se notaron peticiones inusitadas por la situación en las plantas de vehículos.
El promedio en cuatro semanas de las solicitudes, un dato que aminora el impacto de acontecimientos breves como tormentas, días festivos o huelgas, bajó en 3.000 y se situó en 626.750 la semana que concluyó el 23 de mayo.
Las solicitudes del subsidio, que pagan los gobiernos de los Estados, han disminuido en aproximadamente 50.000 desde el máximo alcanzado hace dos meses, pero siguen muy elevadas en una economía que ha tenido una pérdida neta promedio de 665.000 puestos de trabajo cada mes en lo que va de este año.
En las últimas 52 semanas las solicitudes han aumentado un 67 por ciento.
En la semana que concluyó el 16 de mayo la cifra de personas que percibían el subsidio aumentó en 110.000 y llegó al nivel sin precedentes de 6,79 millones, un 116 por ciento de aumento en un año.
Otras 2,2 millones de personas perciben el subsidio federal extendido por desempleo, que empieza a pagarse después que una persona agotó el subsidio que pagan los gobiernos estatales, habitualmente después de seis meses.
El subsidio federal es parte del plan de estímulo económico promovido por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.
El promedio en cuatro semanas de las personas que perciben el subsidio por desempleo creció en 123.750 y llegó a 6,61 millones.
Las solicitudes son un indicador del ritmo de pérdida de empleos, en tanto que el nivel de personas que se mantienen percibiendo el subsidio muestra la dificultad de encontrar un empleo nuevo.