Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El derrame de petróleo en el Golfo de México amenaza con un desastre ambiental

Fotografía cedida el 22 de abril por la Guardia Costera estadounidense que muestra a dos barcos trabajando en las labores de limpieza del crudo vertido en el sitio donde estaba ubicada la plataforma petrolífera Deepwater Horizon. EFEtelecinco.es
Los técnicos de British Petroleum (BP) intentan hoy contener el vertido de crudo empleado vehículos robóticos submarinos en la plataforma ubicada en el Golfo de México, que la semana pasada explotó y que podría causar un desastre ambiental en el área.
El derrame, que cubre ya unos 1.550 kilómetros cuadrados y se encuentra a unos 110 kilómetros de las costas de Misisipi y Alabama, se produce a menos de un mes de que el presidente Barack Obama, en un cambio de curso desde sus promesas preelectorales, autorizó la exploración por petróleo y gas frente a las costas de EE.UU.
Sin embargo, de momento, el vertido no parece que vaya a causar un desastre ambiental de proporciones catastróficas.
La contraalmirante del Servicio de Guardacostas, Mary Landry, encargada de la operación de socorro y limpieza, dijo: "Hasta ahora no ha habido impacto (del derrame) en las costas. Nuestra prioridad es el control del pozo mientras el petróleo esté tan lejos de las costas como sea posible".
Landry explicó que del pozo emergen unos 1.000 barriles diarios de crudo, unos 160.000 litros.
BP, la mayor extractora de petróleo en el Golfo de México y operadora del yacimiento Macondo, había arrendado la plataforma "Deepwater Horizon" de la firma Transocean, que es la que explotó el pasado miércoles, para las perforaciones de exploración.
BP tiene una participación del 65 por ciento en la exploración asociado con las empresas petroleras Andarko y Mitsui.
El incendio en la plataforma comenzó el 20 de abril después de una explosión que, según Transocean, que tiene su sede en Ginebra (Suiza), puede haber sido causada por una voladura, esto es un aumento inesperado de la presión que eyectó petróleo en el tope del pozo.
La plataforma se hundió dos días después.
Once de los 126 trabajadores que estaban a bordo de la plataforma están perdidos y se ha suspendido su búsqueda.
En buena medida la tarea de tapar el pozo es difícil porque los equipos principales se encuentran a unos 1.500 metros de profundidad en el suelo marino, algo impensable en la industria petrolera hace pocas décadas pero que es posible por el avance tecnológico y la necesidad global de encontrar nuevos yacimientos.
Los esfuerzos iniciales de BP con sus vehículos submarinos operados por control remoto apuntaron a activar un aparato de 450 toneladas en el fondo del mar que puede obturar el pozo. La activación de la válvula puede llevar de 24 a 36 horas de trabajo.
Si esto no diera resultado la opción es el bombeo de un fluido pesado en un pozo de alivio para impedir que siga fluyendo crudo desde el fondo del Golfo de México.
Transocean, por su parte, ha enviado dos plataformas para las tareas de control del escape. La primera debía llegar hoy al sitio y la otra llegaría el 2 de mayo.
BP ha movilizado, además, 32 naves con las líneas de flotadores y otros equipos adecuados para contener y recoger el crudo, impidiendo que llegue a las costas. La firma señaló que tiene listos para su uso unos 380.000 litros de disolvente de petróleo, esto es casi un tercio del inventario mundial de esos compuestos químicos.
Por otro lado, tres miembros del Senado de EE.UU. pidieron hoy que se investigue la explosión de la plataforma del Golfo de México.
Los senadores demócratas Robert Menéndez, Frank Lautenberg y Bill Nelson afirmaron que la explosión de la plataforma no es sólo una tragedia para los familiares de las víctimas, sino también un recordatorio de los riesgos reales de la exploración petrolera.
"La explosión, el incendio consiguiente, y el permanente vertido (de petróleo) plantean serios interrogantes acerca de las afirmaciones de la industria de que sus operaciones y la tecnología son lo bastante seguras como para poner plataformas en zonas ambientalmente delicadas o cruciales para el turismo y la industria pesquera", indicaron los senadores.
"Este puede ser el peor desastre de los últimos años, pero con seguridad no es un incidente aislado", agregaron.
Además, los defensores del ambiente, que gimieron cuando el 31 de marzo Obama puso fin a una moratoria de dos décadas en la exploración por hidrocarburos en zonas marinas próximas a las costas de EE.UU., están preocupados porque el crudo en el agua dañe a las aves y los mamíferos marinos.
Keith Clarke, de la Universidad de California y quien estudió un derrame en 1969 frente a las costas de ese Estado, dijo al diario The Wall Street Journal que "también la pesca podría resultar afectada".
No obstante, hasta el momento, no se tienen noticias de que el vertido haya afectado a la industria camaronera en las cosas de Luisiana y Misisipi.