Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El porno en la Web mata a Playboy

Ni la pornografía soporta la crisis. Al menos como la entendíamos hasta hace poco al hojear  las páginas brillantes de las revistas que escondían los adolescentes debajo de las almohadas. Los tiempos han cambiado y Hugh Hefner, editor de Playboy, intenta vender su revista insignia por la falta de lectores. El editor de 83 años, que en los últimos meses acumula pérdidas millonarias, culpa de la debacle de su imperio a Internet, que ofrece la pornografía libremente.
La crisis económica amenaza los cimientos de la pornografía. En los primeros tres meses de este año, el grupo editorial que popularizó las célebres conejitas ha perdido diez millones de euro.
Hefner comenzó haciendo recortes de personal y ya tiene un 25 por ciento menos de empleados. Sin embargo, no parece ser suficiente y el editor busca desesperadamente un comprador, según publica el Daily Mail.
Es Internet quien carga con todas las culpas de la caída estrepitosa de las ventas de Playboy, que en los años 70 era la revista preferida de los universitarios de medio mundo y todavía hoy es la más vendida entre los hombres estadounidenses.
La Red que ofrece pornografía gratis estaría matando a los soportes de pornografía tradicional.
El tabloide británico que cita al New York Post y otros periódicos estadounidenses, Hefner, con el 70 % de la compañía, estaría dispuesto a deshacerse de Playboy por la "módica" cifra de 280 millones de euros.
Con estos eurillos el anciano, también conocido, por sus fiestas licenciosas y sus amantes jóvenes, podría mantener su lujoso estilo de vida. Entre los posibles compradores del imperio pornográfico de Hefner sobresale el nombre de la Virgin Media, de Sir Ricahrd Branson.
Esto, sin embargo, no ha sido confirmado oficialmente por ninguna de las partes interesadas. Un portavoz de Playboy ha desmentido la operación, aunque ha precisado que "serán escuchadas todas las propuestas que los accionistas consideren interesantes".
De más está decir, que en esta situación  ya las ratas comienzan a abandonar el barco y la pasada semana, la hija de Hefner, Christine, dejó su puestos de director operativo de Playboy. ¿Quién será el próximo? ZA