Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 45% de los mercados que ofrecen posibilidades de crecimiento para empresas presentan riesgo político alto

Somalia, Siria, Afganistán, Sudán y Congo encabezan la lista de mayor riesgo político
El 45% de los principales mercados que ofrecen mayores posibilidades de crecimiento para las empresas en 2014 presentan un riesgo político "extremo" o "alto" para la inversión extranjera directa, lista que encabezan India, China e Indonesia.
Así se desprende del Mapa de Riesgo Político Mundial elaborado por la consultora Marsh en colaboración con Maplecroft. Este mapa, publicado anualmente, extrae el Atlas de Riesgos Políticos 2014 y pone de relieve los riesgos políticos dinámicos a través de 197 países, entre ellos los conflictos, el terrorismo, la estabilidad macroeconómica, el Estado de Derecho, y los entornos regulatorios y de negocios.
De los 17 países que han experimentado un mayor incremento en su nivel de riesgo político desde 2010 de un total de 197, nueve de ellos se encuentran en Oriente Medio y el Norte de África, región en la que han aumentado los índices dinámicos de riesgo político debido a la inestabilidad e incertidumbre creada tras el despertar de la 'Primavera Árabe'.
De hecho, el mapa revela que desde 2010, más del 60% de los países de esta región han experimentado un aumento significativo en el nivel de violencia política, lo que ilustra las implicaciones para los negocios que los cambios de régimen forzados producen a largo plazo.
El análisis revela que el número de países con riesgo político "extremo" o "alto" crece, situándose en el 36% en 2014, un 12,5% más que en 2012. Mientras Somalia se mantiene como el lugar más conflictivo para la inversión extranjera, Siria fue el país con el aumento más significativo del riesgo, situándose en 2014 como el segundo con mayor riesgo político, seguido de Afganistán, Sudán y Congo.
A efectos del rating de violencia política, se califica por primera vez a Egipto como país de riesgo "extremo", un deterioro impulsado por la violencia post-golpe de Estado y el aumento de la actividad terrorista en la península del Sinaí.
LA ZONA MÁS CONFLICTIVA, ÁFRICA ORIENTAL
La mayoría de los países que experimentaron un mayor aumento de la violencia política durante el año pasado se concentraron en África Oriental, de acuerdo con el mapa.
"El aumento de la violencia política en África Oriental plantea retos importantes para los inversores extranjeros que se sienten atraídos por el descubrimiento de sustanciales reservas de petróleo y gas en la región", ha asegurado el director de Riesgo Político de Marsh, Santiago Herrero.
BAJA EL RIESGO EN LA INDIA, FILIPINAS Y UGANDA
A pesar de estos riesgos, los inversores pueden encontrar oportunidades en los mercados en crecimiento, ya que el mapa muestra que el riesgo político ha mejorado significativamente desde 2010 en India, Filipinas, Uganda, Ghana, Israel y Malasia.
"Esta mejora constante refleja en parte una caída en la violencia política en Filipinas, India y Uganda, y mejoras significativas en los niveles de gobierno en Malasia e Israel", ha confirmado el experto, que ha añadido que "el entorno empresarial y macroeconómico positivo también ha contribuido a reducir el nivel general de riesgo en estas economías clave".
Según ha explicado, las empresas que apuestan por la internacionalización a través de la inversión extranjera directa y los contratos internacionales continúan operando en un panorama político global altamente volátil que puede cambiar e intensificarse rápidamente con consecuencias negativas.
"Es imprescindible que las empresas se mantengan al tanto de las cuestiones clave que afectan a las regiones en las que operan y tengan planes para proteger sus intereses estratégicos de las amenazas que suponen para sus operaciones los cambios políticos imprevistos y la violencia política", ha aconsejado Herrero.