Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ninguno de los siete potenciales candidatos a entrar en el euro cumple todos los requisitos

Ninguno de los siete países potencialmente candidatos a incorporarse a la zona euro (Bulgaria, Croacia, Hungría, Polonia, la República Checa, Rumanía y Suecia) cumple la totalidad de los requisitos exigidos, a pesar de los considerables progresos, según refleja el informe bienal de convergencia elaborado por el Banco Central Europeo (BCE).
"Ninguno de los siete países examinados posee un marco jurídico plenamente compatible con los requisitos para la adopción del euro", señala el BCE, que considera que siguen existiendo incompatibilidades con respecto a la independencia del banco central, en particular, en lo relativo a su independencia institucional y financiera y a la independencia personal.
Asimismo, la institución considera que en todos los países examinados, a excepción de Croacia, existen incompatibilidades con respecto a la prohibición de financiación monetaria y a la integración legal de su banco central en el Eurosistema.
En cuanto a los criterios de convergencia económica, el BCE destaca que las diferencias de inflación entre los distintos países han descendido sustancialmente, lo que muestra el progreso hacia la convergencia logrado recientemente.
Ello se reflejó en el valor de referencia del 0,7% del criterio de estabilidad de precios, que cumplieron seis de los siete países durante el período considerado, aunque en el futuro se espera un incremento moderado de la inflación en los próximos años y existe preocupación acerca de la sostenibilidad de la convergencia de este criterio a más largo plazo en varios de los países examinados.
Por su parte, los países examinados experimentaron ciertas mejoras en lo que se refiere a los criterios fiscales, después de que en 2015 todos los países salvo Croacia registraron déficits públicos inferiores al 3% del PIB.
En cuanto a la convergencia de los tipos de interés a largo plazo, estos se situaron por debajo del valor de referencia del 4% en los siete países analizados, tal y como sucedió en el informe de convergencia de 2014.
"El cumplimiento temporal de los criterios de convergencia numéricos no garantiza, por sí mismo, una integración en la Unión Económica y Monetaria (UEM) exenta de dificultades", apunta el BCE, que subraya que para adoptar el euro, "los países han de poder demostrar la sostenibilidad de sus procesos de convergencia, para lo que se requieren ajustes duraderos en muchos de los países examinados".
En este sentido, la entidad considera apropiado introducir políticas fiscales y macroprudenciales que impidan la generación de desequilibrios, así como un marco adecuado para la supervisión de las instituciones financieras, mientras las reformas estructurales deben dirigirse a reforzar la solidez de las instituciones y la gobernanza económica.