Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El precio del crudo de la OPEP sube en una semana un 3,27 por ciento

Fotografía del 16 de abril de 2010 que muestra camiones que cargan combustible en la Refinería Dominicana de Petróleo (Refidomsa) en San Cristóbal (República Dominicana). EFE/Archivotelecinco.es
El precio del crudo de la OPEP se apreció en una semana un 3,27 por ciento en un entorno de mercado difícil de evaluar por el vertido del Golfo de México, que la petrolera BP parece haber controlado, después de tres meses de derrame de petróleo al mar.
Los precios del crudo WTI, de referencia en EEUU, y del Brent, de referencia en Europa, oscilaron en márgenes habituales y cerraron esta semana a 76,01 dólares y 75,37 dólares, respectivamente, cifras comprendidas en la horquilla entre los 71 y 79 dólares de cotización en junio.
A corto plazo, la cotización de esta materia prima ha dependido ante todo de la volatilidad de los mercados bursátiles y de las expectativas de crecimiento económico en Estados Unidos y otros países industrializados, que no son tan optimistas como semanas atrás.
Por otra parte, unas medidas más estrictas de seguridad para perforar en el fondo marino en el futuro pueden repercutir en una ligera subida del precio del barril extraído, comentó la consultora vienesa JBC, aunque no están previstos por ahora cuellos de botella en el suministro por el desastre del Golfo de México.
La consultora también aventura que si BP logra cortar definitivamente el flujo de crudo al mar, los medios de comunicación desviarán su atención hacia otros problemas y se distenderá la situación en torno a la empresa británica, que ha estado en el ojo del huracán desde que hizo explosión el 20 de abril pasado la plataforma "Deepwater Horizon" en el Golfo de México.
En cualquier caso, otros productores como la OPEP, con excedentes considerables de inventarios, podrían suplir con creces un déficit generado por BP en los mercados internacionales, a juicio de JBC.
Al margen de esta situación, la organización petrolera mantuvo esta semana su previsión sobre el crecimiento anual de la demanda mundial de crudo durante 2010, que cifra en un 1,12%, y estima una ligera aceleración en para 2011 del 1,22%.
El cartel sitúa en 85,36 millones de barriles diarios (mbd) la media de demanda de crudo del planeta este año, lo que supone un crecimiento de 950.000 bd respecto al año pasado.
Para el año que viene la OPEP espera que el mundo consuma 86,41 mbd, con un aumento de 1,05 mbd que, al igual que el registrado este año, se atribuye únicamente a las economías emergentes como China, India, o las de Oriente Medio y América Latina.
En este contexto, las pujantes economías asiáticas, especialmente China e India, tendrán mucho que decir sobre la evolución del consumo, sobre todo si se confirmara una nueva recesión en el mundo industrializado, que afectaría a las exportaciones asiáticas.
Los datos de la OPEP difieren de los publicados el pasado martes por la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que pronosticó una ralentización del consumo de petróleo para 2011.
Por su parte, la OPEP bombeó en junio 29,20 mbd, casi igual que en mayo, superando el volumen de 28,7 mbd que se calcula que el mundo requiere de sus países miembros.
Para 2011, esta organización estima que la llamada "demanda de (de crudo de) la OPEP" será de 28,8 mbd.
La producción de fuera de la OPEP para el año próximo, calculada en unos 52,8 mbd, será solo ligeramente superior a la de 2010 y se espera que el incremento de bombeo de Brasil, Azerbaiyán, Colombia, Ghana y Oman compense la caída de México y del Marte del Norte.