Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El precio de la vivienda cae un 4,4% en julio y suma un ajuste del 40,3% desde el inicio de la crisis

El precio de medio de la vivienda cayó un 4,4% el pasado mes de julio en comparación con el mismo mes de 2013 y acumula un ajuste del 40,3% desde los máximos que alcanzó en 2007 antes del estallido de la crisis, según la firma de tasación Tinsa.
La caída del séptimo mes del año es más pronunciada que la del 3% contabilizada a cierre de junio, debido principalmente a la subida coyuntural que experimentó el índice entre junio y julio de 2013, un movimiento que no se ha repetido este año.
No obstante, el ajuste de julio fue mucho más moderado que el descenso del 9,2% en el que finalizó 2013. El mantenimiento de esta tenedencia, según Tinsa, dependerá del cumplimiento efectivo de las previsiones favorables de crecimiento económico, financiación y estabilización del empleo en España.
Los municipios de la Costa Mediterránea fueron los que sufrieron la caída más destacada en julio respecto a un año antes (-7,7%), seguidos de las grandes ciudades y sus áreas metropolitanas, que registraron descensos interanuales de precios del 5,4% y del 5,2%, respectivamente.
El resto de municipios no incluidos en otras divisiones fue el otro grupo que presentó una bajada en sus valores sobre julio de 2013, aunque más moderada (-4,3%).
En el lado contrario volvieron a situarse Baleares y Canarias, cuyo comportamiento positivo se tradujo en un avance interanual del 4,2%, que afianza el cambio de tendencia que ya se apuntaba en junio.
Por su parte, la Costa Mediterránea lideró los recortes acumulados por zonas desde que éstas alcanzaron su valor más alto, con un 49,1% en julio. Le siguieron las capitales y las grandes ciudades, con un 44,1%, las áreas metropolitanas, con un 42,8% y el resto de municipios, con el 35,2%. Cierra la serie Baleares y Canarias, con el menor descenso acumulado (-27%).