Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los precios suben una décima en septiembre en Estados Unidos y mantienen la inflación en el 1,7%

La vivienda sube un 3% interanual, su dato más elevado desde enero de 2008
Los precios en Estados Unidos aumentaron una décima en septiembre en comparación con el mes anterior, cuando registraron un descenso del 0,2%, lo que mantuvo la inflación interanual sin cambios en el 1,7%, según informa el Departamento de Trabajo estadounidense.
El Departamento de Trabajo destaca que los aumentos de los precios de la alimentación y la vivienda (+0,3% en ambos casos) compensaron el descenso del precio de la energía, que cayó siete décimas en el noveno mes del año.
Esta caída de los precios de la energía, que se desacelera respecto al descenso del 2,6% de agosto, es consecuencia principalmente de la bajada del fuel oil (-2,1%), aunque también descendieron la gasolina (-1%) y la electricidad (-0,7%). Por el contrario, el gas natural subió un 1,6%.
Por su parte, la inflación subyacente registró también un incremento de una décima en septiembre, después de haber permanecido sin cambios en el mes anterior.
En concreto, además de la vivienda, también subió la atención sanitaria y se incrementaron ligeramente los índices de bebidas alcohólicas y cuidado personal. Por el contrario, bajaron las tasas aéreas y los precios de camiones y vehículos usados, mientras que el resto de indicadores se mantuvieron sin cambios.
En comparativa interanual, la inflación subyacente, que excluye los precios de los alimentos y la energía, se incrementó un 1,7% en tasa interanual por segundo mes consecutivo. En el caso de la vivienda, la inflación interanual se situó en el 3%, su dato más elevado desde enero de 2008.
Por su parte, los precios de la alimentación subieron un 3%, tres décimas más que en agosto, y los de la energía descendieron en tasa interanual un 0,6%, en contraste con la subida de cuatro décimas del mes anterior.