Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Chrysler espera completar mañana la fusión con Fiat

El presidente de Chrysler, Robert Nardelli, dijo hoy ante un tribunal de quiebras de Nueva York que espera completar mañana la venta de ese fabricante estadounidense de automóviles a la italiana Fiat.
Nardelli testificó ante el juez Arthur González del Tribunal de Quiebras de Nueva York, que supervisa la suspensión de pagos de Chrysler.
El juez González tiene que aprobar cualquier decisión con respecto a la gestión de Chrysler, incluida la venta de sus activos a Fiat.
Chrysler se declaró en quiebra el pasado 30 de abril después de que un reducido grupo de inversores rechazó la oferta del Departamento del Tesoro de EE.UU. para cancelar 6.900 millones de dólares de deuda asegurada a cambio de 2.000 millones de dólares en metálico.
El presidente de Chrysler también dijo que dejará la dirección de la empresa y volverá a trabajar para el fondo de inversiones Cerberus, actual propietario de la compañía.
El pasado 20 de mayo, Nardelli anunció que Robert Kidder le sustituirá al frente de la empresa una vez que se complete la alianza con Fiat.
Kidder fue con anterioridad presidente del consejo de administración de las empresas Borden Chemical y Duracell International, y actualmente es miembro de los consejos de administración de Morgan Stanley, Schering-Plough y Microvi Biotech.
Ante las preguntas de los abogados que representan a los acreedores opuestos a la venta de Chrysler a Fiat, Nardelli negó que Washington forzase la quiebra de la empresa y dijo que el Gobierno fue el único dispuesto a rescatar al tercer fabricante estadounidense de automóviles.
Por su parte, Jim Chapman, uno de los miembros del consejo de administración de Chrysler, declaró también hoy ante González que Fiat es la opción que mejor garantiza la supervivencia del fabricante estadounidense.
Según Chapman, a finales del 2008 las instituciones financieras estadounidenses dejaron de proporcionar fondos a Chrysler y el 30 de abril su liquidez había quedado reducida a 1.600 millones de dólares, a pesar de haber recibido miles de millones de dólares de ayudas de Washington desde diciembre pasado.
Chapman también dijo que la marca Jeep, especializada en la fabricación de vehículos todoterreno, y la familia de vehículos monovolúmenes Caravan son activos con valor de cara al futuro a diferencia de otros modelos como el Sebring.