Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de General Motors renunciará, según medios estadounidenses

Foto del 12 de marzo del presidente de General Motors, Rick Wagoner. Medios estadounidenses informaron hoy que Wagoner ya presentó su dimisión, pero que el anuncio oficial se hará el lunes. EFE/Archivotelecinco.es
El presidente de General Motors (GM), Rick Wagoner, renunciará como parte del acuerdo bajo el cual el Gobierno del mandatario de EE.UU., Barack Obama, ampliará el apoyo financiero a esa empresa fabricante de automotores, informaron hoy medios estadounidenses.
El diario The Wall Street Journal, la cadena National Public Radio, y la cadena ABC de televisión, entre otros, indicaron que Wagoner ya presentó su dimisión, pero que el anuncio oficial se hará mañana, lunes.
Wagoner ha sido ejecutivo principal de la GM desde 2000 y ha conducido a la compañía a lo largo de uno de sus períodos más difíciles.
En los últimos cuatro años, GM ha registrado pérdidas por 82.000 millones de dólares y estuvo a punto de quedarse sin dinero a fines de 2008, cuando el Tesoro de Estados Unidos le dio 13.400 millones de dólares en préstamos de emergencia.
GM y Chrysler, que recibió unos 5.000 millones de dólares en préstamos similares, tienen plazo hasta el 31 de marzo para la presentación de sus planes de reorganización que faciliten más apoyo financiero del Gobierno.
Se espera que a cambio de esa ayuda, la Administración Obama exigirá a los dos fabricantes "mucha reestructuración", según declaró hoy a la cadena de televisión ABC el secretario del Tesoro, Timothy Geithner.
El plan será el último intento para rescatar las dos empresas que han acumulado decenas de miles de millones de dólares en pérdidas en los dos últimos años, y que se encuentran al borde de la declaración de bancarrota, lo que arrastraría a decenas de compañías que suministran partes a la industria automotriz.