Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Grifols anima a Mas a tener "firmeza" y no arrugarse

El presidente y consejero delegado de la multinacional farmacéutica Grifols, Víctor Grífols, ha animado este jueves al presidente de la Generalitat, Artur Mas, a no arrugarse por las críticas y a actuar con "firmeza y determinación" sobre la consulta soberanista.
Lo ha dicho durante la presentación de la nueva planta de la compañía en Parets del Vallès, aunque sin mencionar explícitamente el proceso independentista: "Sé que está pasando por una situación difícil, pero tiene determinación, así que vaya hacia delante y no se arrugue".
Ha hecho un símil entre el momento político actual y las dificultades que tuvo su empresa para salir a bolsa, y ha afirmado que "cuando una organización tiene un objetivo claro y una idea clara para su futuro, no se debe asustar por las críticas que cuestionan la estrategia o la razón de ser".
En su intervención posterior, el presidente del Govern ha agradecido a Grífols su "valentía" y ha puesto a la compañía como ejemplo a seguir en cuanto a su perseverancia frente a las adversidades.
Concretamente, ha mencionado su primer intento fallido de salir a bolsa, porque seguramente fue una gran decepción que dejó la moral de la multinacional "por los suelos" y que quizá les hizo pensar en tirar la toalla --decisión que el tiempo hubiera demostrado errónea, ha destacado--.
Mas ha recordado que la farmacéutica está invirtiendo en Cataluña, Estados Unidos, Suiza y también en el resto de España --por ejemplo, en Zaragoza--, algo que demuestra que las economías están entrelazadas y que debería servir como argumento contra los "mensajes apocalípticos".
"El sentido común se acaba imponiendo en la economía y podemos tener un lenguaje cordial entre todos", ha añadido el presidente catalán.