Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Samsung, acusado de evasión fiscal

El presidente de Samsung, Lee Kun-hee, ha sido acusado formalmente de evasión fiscal por el fiscal independiente que ha investigado durante tres meses a la compañía surcoreana. La imputación es sólo para el presidente porque el fiscal no halló pruebas para acusar a la compañía de corrupción. Estaba siendo investigada por presuntos sobornos a políticos, medios de comunicación y a la justicia del país pero no se han encontrado evidencias.
Según la agencia local de noticias Yonhap, el fiscal especial no ha hallado pruebas de que el responsable de la primera empresa de Corea del Sur, de 66 años, sobornase a responsables del Gobierno o a miembros de la justicia.
En una rueda de prensa televisada a toda la nación, el fiscal especial, Cho Joon-woong, ha acusado a otros nueve directivos de la empresa de varias irregularidades, al concluir tres meses de pesquisas.
El equipo de fiscal independiente abrió una investigación en enero después de que Kim Yong-chul, ex asesor judicial de Samsung, denunciara a finales del pasado año al conglomerado surcoreano de haber sobornado a políticos, fiscales y periodistas. Ello se habría hecho para facilitar la transferencia del control de la empresa del actual presidente a su hijo, Lee Jae-yong.
Sin pruebas del soborno
Según el fiscal independiente, "los ejecutivos utilizaron 1.199 cuentas con nombres prestados para lograr beneficios de la venta de acciones de las filiales de Samsung y evadieron 112.800 millones de wones (114 millones de dólares) libres de impuestos". No obstante, ha determinado que la acusación de soborno generalizado, que implicó a los estamentos político y judicial de Corea del Sur, no ha podido probarse, pues se basa sólo en las acusaciones del ex asesor.  LA