Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de los promotores advierte que "puede haber más" casos como el de Martinsa

Ahora, como ha comentado el portavoz de la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios en Acción (FACUA), Rubén Sánchez, el problema se centra en los acreedores y compradores.

En total 6.700 familias "están pendientes de una entrega de viviendas". Para Chicote no habrá problema en este sentido ya que tanto "la compañía Martinsa como Fadesa contaban con mucho patrimonio, por lo cual yo creo que cumplirán en entregar las viviendas en su momento".

Según una tasación independiente, la compañía dispone, en estos momentos, de un patrimonio inmobiliario valorado en 10.804 millones de euros.

Ayuda al sector inmobiliario

El precio del metro cuadrado de la vivienda libre creció en el último año un 2,9 %. Pero, finalmente la burbuja ha estallado. Según el Ministerio de Vivienda, el precio de las casas ha caído un 3 %.

Ante esta situación Chicote pide ayuda al Gobierno. "Pedimos al Gobierno que garantice un diferencial de interés". De esa manera, si en un momento determinado vuelve a subir el precio de la vivienda, el Gobierno lo subvencionaría durante tres años.

A su juicio, esto no supondría un esfuerzo económico muy alto, sino que más bien "tendría una rentabilidad política sensacional".
¿De quién es la culpa de la situación actual?

El presidente de APCE considera que hay tres culpables que han llevado hasta la situación actual, incluidos los promotores.

"Aquí nos hemos equivocado todos. Nosotros (promotores) en que hemos hecho más viviendas de las aconsejadas. La banca, en que ofreció dinero de cualquier manera. Y el Gobierno, en que ha recaudado mucho dinero gracias a nosotros y ahora empiezan a verse también con problemas".

No hay que olvidar que a partir de agosto de 2007 "ya nada fue igual" para la banca porque se quedó sin recursos, perdió liquidez y encareció los costes, lo que influyó en "la falta de ventas".

Ahora Chicote insiste en la necesidad de reunirse con el Gobierno y con la banca. Por esta razón, este mismo miércoles propondrá a su comité ejecutivo el encuentro. RSO