Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La presión fiscal en España en 2014 fue del 34,4% del PIB, por debajo de la media del 41,5% en la eurozona

La presión fiscal en España, el conjunto de los impuestos y contribuciones sociales en relación con el Producto Interior Bruto (PIB), se situó en 2014 en el 34,4%, seis décimas más que un año antes, aunque sensiblemente por debajo de la media del 41,5% de la zona euro y del 40% de la Unión Europea (UE), según los datos publicados por la oficina estadística Eurostat.
De este modo, España aparece como el decimotercer país de la eurozona con mayor presión fiscal, donde el país con mayores ingresos fiscales fue Francia (47,9% del PIB), y el decimoctavo de la UE, en la que Dinamarca (50,8%) aparece en primer lugar.
Por contra, los países de la UE con menor presión fiscal en 2014 fueron Rumanía (27,7%) y Bulgaria (27,8%), mientras Lituania (28%) y Letonia (29,2%) fueron los países con menos ingresos fiscales entre los miembros de la eurozona.
España fue el décimo país de los Veintiocho y el noveno de la zona euro donde más se incrementó la presión fiscal en 2014 con respecto al año anterior.
Dinamarca protagonizó el mayor aumento anual al pasar del 48,1% de 2013 al 50,8% de 2014, mientras entre los países del euro el mayor aumento se observó en Chipre, donde alcanzó el 34,2% desde el 31,6% del año anterior.
En el extremo opuesto, Luxemburgo, Suecia, Bulgaria, Portugal, Bélgica, Eslovenia, Reino Unido y República Checa redujeron la presión fiscal con respecto a 2013.
ESTRUCTURA DE INGRESOS FISCALES EN ESPAÑA.
En cuanto a la estructura de los ingresos fiscales en España, en el año 2014 el mayor peso correspondió a las contribuciones sociales, con el 12,5% del PIB, por debajo de la media del 15,5% de la zona euro y del 13,4% de la UE.
Por otro lado, los impuestos a la producción y las importaciones representaron en el caso de España el 11,6% del PIB, por debajo de la media de la eurozona del 13,3% y del 13,6% para la UE. Dentro de este apartado, los ingresos por IVA en España representaron el 6,2%, frente al 6,8% de la eurozona y el 7% de los Veintiocho.
Por su parte, los ingresos por impuestos sobre la renta y el patrimonio en España alcanzaron el 10,1% del PIB en 2014, frente al 12,5% de la zona euro y el 12,8% de la UE.
Entre los países de la UE, la mayor presión a través de impuestos a la producción y las importaciones correspondió a Suecia (22,1%) y la menor a Eslovaquia (10,8%). En el caso del IVA, el mayor peso se observó en Croacia (12,5%) y el menor en Italia (6%).
En cuanto a los impuestos sobre la renta y el patrimonio, la mayor presión correspondió a Dinamarca (33,4%) y la menor a Lituania (5,1%), mientras que en el caso de las contribuciones sociales, los mayores ingresos fiscales se registraron en Francia (19,2%) y los más bajos en Dinamarca (1,1%).