Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las prestaciones sociales reducen un 30% la desigualdad, frente al 2,8% de los impuestos, según Fedea

El IVA y las cotizaciones sociales hacen que los más pobres soporten casi la misma presión fiscal que los ricos
Las prestaciones sociales, entre las que se incluyen pensiones, prestaciones por desempleo, becas y otras ayudas, permiten corregir en un 30% la desigualdad que existe entre las rentas de los españoles, mientras que el sistema fiscal solo tiene un efecto redistributivo del 2,82%.
Así se refleja en el primer Observatorio sobre el reparto de los impuestos entre los hogares españoles, de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), en el que se estima el impacto distributivo del sistema fiscal sobre los hogares españoles, con datos de 2013.
El informe se centra principalmente en el IRPF, el Impuesto sobre Patrimonio, cotizaciones sociales a cargo del trabajador o el autónomos, IVA, Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, impuesto sobre las primas de seguros e impuestos especiales sobre el alcohol, hidrocarburos, el tabaco y la electricidad.
Estos resultados muestran que el tipo medio efectivo -el cociente entre los impuestos pagados y la renta bruta--, que podría asimilarse al concepto de presión fiscal, aumenta generalmente con la renta.
No obstante, el tipo medio sobre renta que soporta el 20% de los más pobres solo es superado por el 10% de los hogares más ricos. Ello se debe a que el consumo de este quintil, que es la base sobre la que se aplican los impuestos indirectos, excede a su renta y a la existencia de tipos mínimos en las cotizaciones sociales. Además, en los hogares hay autónomos que pagan sus impuestos, pese a tener pérdidas.
Más en detalle, la renta del 20% más pobre es de algo más de 7.200 euros, frente al 1% más rico que cobran de media 165.571 euros. Si se observa lo que pagan de impuestos, los primeros dedican el 28,1% de su renta, el 20% siguiente el 22% y desde ahí la presión es creciente hasta el 33,1% que asumen los más ricos.
Por impuestos, el tipo medio efectivo de las cotizaciones sociales es del 8,4% para los más pobres, que se encuentran con que no pueden cotizar por debajo de las bases mínimas, y empieza a reducirse progresivamente hasta el 2,66% del 1% más rico, para el que, en cambio, existen topes máximos. Ello hace que las cotizaciones sociales tengan un "comportamiento regresivo" del 1%.
En el caso de los impuestos que gravan el consumo -IVA, Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados-- también se produce un efecto regresivo, especialmente en el caso del IVA, que eleva la desigualdad de las rentas un 3,13%.
Por otro lado, el Impuesto del Patrimonio, que grava especialmente a las rentas entre el 80% y el 90% de los hogares más ricos, tiene un impacto prácticamente insignificante a nivel distributivo.
No obstante, el economista de la Universidad Complutense de Madrid Jorge Onrubia ha señalado que los hogares más pobres también tributan en ocasiones en Patrimonio porque alguno de sus miembros tiene que someterse a este tributo. Finalmente, los impuestos sociales también vendrían a incrementar la desigualdad entre las rentas en un 0,66%.
EL IRPF VIENE A SALVAR LA REDISTRIBUCIÓN.
En este contexto, el IRPF es el único impuesto que realmente tiene un efecto redistributivo, puesto que los más pobres dedican un 1,55% de sus rentas, y esta aportación se incrementa proporcionalmente hasta el 25,1% de los más ricos.
Concretamente, el IRPF tiene un poder progresivo del 7,4% que hace que, en términos globales, el sistema fiscal sea progresivo y permita corregir hasta un 2,82% las desigualdades entre las rentas. No obstante, este efecto queda desdibujado al lado de las prestaciones sociales, cuyo efecto alcanza el 30%.
EL EFECTO REGRESIVO DE LOS IMPUESTOS INDIRECTOS.
Desde Fedea se pone el acento en que el conjunto de todos los impuestos indirectos tiene un efecto multiplicador de la desigualdad del 4,02%. Y sobre esta afirmación, el informe señala que, aunque los hogares medianos pagan impuestos directos e indirectos a partes iguales, los más pobres dedican el 18,2% de su renta a sufragar impuestos del consumo, frente a un 10% para impuestos directos. Los ricos, en cambio, pagan un 5,20% y un 27,9%, respectivamente.
El economista de la Universidad de Zaragoza Julio López Laborda, ha indicado en este sentido que a lo largo de la presente legislatura se ha producido un incremento de las desigualdades, en tanto que se ha incrementado el peso de los impuestos indirectos. No obstante, ha señalado que se trata de una tendencia que se viene produciendo en toda Europa, con lo que estos resultados "no son nada extraordinario".
FEDEA RECOMIENDA REFORMAR EL SISTEMA FISCAL.
En este punto, De la Fuente ha llamado a "pensar bien qué debería hacerse con el sistema tributario". "Necesitaría una vuelta en muchos sentidos", ha dicho para añadir que lo relativo a su capacidad redistributiva también "debería tenerse en cuenta".
Por otro lado, el director de Fedea ha lamentado que el sistema fiscal tenga "muchos agujeros por los que se escapan bases de cotización" y ha indicado que no es lógico que los autónomos tengan que seguir tributando cuando tienen pérdidas.
Por último, se ha mostrado a favor de establecer una renta mínima, para que haya una "red de seguridad" para todos los ciudadanos, pero ha rechazado la posibilidad de establecer una renta básica universal, por su coste y por que tendría un "efecto desintentivador bastante perverso".