Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los problemas en la frontera llevan al cierre patronal en los polígonos del Tarajal de Ceuta

Los propietarios de las 280 naves ubicadas en los polígonos comerciales del Tarajal, ubicados justo al lado de la frontera del mismo nombre, el único paso habilitado en Ceuta para el tránsito de personas y vehículos entre territorio español y marroquí, han cerrado desde primera hora de la mañana de este lunes todos los accesos a uno de los "pulmones económicos" de la ciudad para exigir que las autoridades de ambos países reviertan las medidas que, desde hace varios meses, les han llevado a perder "hasta el 80%" de sus ventas.
El cierre de los polígonos, adonde llegan varias veces cada mañana decenas de miles de marroquíes para llevar todo tipo de mercancías sin ningún control aduanero al país vecino, ha dejado sin tránsito el puente del Biutz, el paso fronterizo reservado exclusivamente para la salida hacia su país de los marroquíes que se dedican al denominado 'comercio atípico'.
Portavoces de las cuatro zonas comerciales implicadas han hecho llegar este mediodía a la Delegación del Gobierno y prevén hacer lo propio a lo largo de la jornada con el Ejecutivo local una serie de reivindicaciones "básicas" para que se restablezca la "normalidad" comercial en el Tarajal y el resto de la ciudad autónoma, según han señalado a Europa Press.
En septiembre del año pasado, cuando volvieron a registrarse intentos de entrada masivos por tierra de inmigrantes subsaharianos, la Delegación del Gobierno encargó a la Guardia Civil a instancias de Marruecos un control más exhaustivo de todas las mercancías que cruzan la frontera oficial, antes mucho más permeable.
A finales de año, a los colapsos cotidianos de porteadores se sumaron esperas de hasta dos y tres horas para cruzar la frontera en vehículo en ambos sentidos, demoras que la Delegación ha atribuido a diferentes controles y trabajos estadísticos de las autoridades del Reino alauita.
El delegado del Gobierno, Francisco Antonio González Pérez, aseguró hace diez días que la institución había llegado a un acuerdo con "altos representantes" de la Administración del país vecino para restablecer la agilidad fronteriza y aliviar los requerimientos de documentación para los marroquíes que pretenden volver a su país con compras realizadas en régimen de viajeros ("una o dos bolsas"). El pacto debía suponer, además, la clausura del Biutz y la apertura de otro paso específico para porteadores, el 'Tarajal II', a lo largo de este mes de enero.
Los comerciantes llevan meses alertando de que sus ventas han caído "entre un 70% y un 80%" y reclamando más controles sobre las mercancías que entran en Ceuta para evitar situaciones de "competencia desleal".
Además, el presidente de la Confederación de Empresarios de Ceuta (CECE), Rafael Montero Ávalos, denunció a principios de 2014 en declaraciones a Europa Press que dificultando el tránsito por la frontera el país vecino busca "asfixiar" económicamente a la ciudad española perjudicando no sólo al 'comercio atípico' sino también la llegada de turistas del Reino alauita.