Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La producción de aceite de oliva podría crecer un 15% en el periodo 2015/2016 respecto a campaña anterior

La producción de aceite de oliva podría crecer un 15% en el periodo 2015/2016, superior a la anterior campaña, según datos facilitados por la Consejería de Agricultura y Agua, que reconoce que la influencia de la sequía sobre la producción de olivar de almazara en Murcia.
La situación, expone, es también similar a la nacional, así en la campaña 2014/2015 se produjo una disminución de producción respecto de la anterior del 30% (-42% en secano y -25% en regadío).
Aunque en la campaña 2015/2016 se espera una cierta recuperación de la producción respecto de 2014/15, de un 15% (+25% en secano y +13% en regadío).
Estos datos son variables según comarcas, y aunque en la actual campaña se espere una recuperación de la producción, la prolongada situación de sequía no permitirá todavía obtener valores de años "normales" anteriores, acentúa la Consejería a Europa Press.
Añade que la disminución de la producción de aceite de oliva de las últimas campañas ha provocado que se tuviesen que movilizar las reservas de las almazaras para cubrir la demanda del mercado.
Debido a ello, estas reservas son ahora escasas, "aunque se espera que junto con el incremento de producción de esta campaña, el mercado quede abastecido adecuadamente". No obstante, resalta la Consejería, "sigue existiendo cierta incertidumbre al respecto y sobre cómo quedarán las reservas, que no se resolverá hasta que finalice la campaña".
LA PRODUCCIÓN DE ACEITE DE OLIVA SE ELEVA UN 59% A ENERO DE 2016
En el conjunto del país, la producción de aceite de oliva se ha elevado un 59% en enero de 2016 con respecto al mismo mes de 2015, hasta los 1,2 millones de toneladas, y se ha situado un 24% por encima de las cuatro últimas campañas, según los datos ofrecidos en la mesa sectorial de aceite de oliva y aceituna, donde se han analizado la evolución de la temporada 2015/2016.
En concreto, las importaciones, con datos provisionales para el mes de enero, se estiman en 59.500 toneladas, mientras que las exportaciones rondan los 227.800 toneladas, con un descenso del 26% respecto a la campaña anterior y del 20% en relación a la media de las cuatro últimas.
La comercialización total (mercado interior aparente + exportaciones) ha llegado hasta 407.500 toneladas, lo que supone un descenso del 17% con respecto a la campaña anterior y de un 13% en relación a la media de las cuatro últimas.
En lo que se refiere a la aceituna de mesa, la producción de este año, con 591.900 toneladas, se ha situado por encima de las previsiones iniciales, un 6,8% más que la producción de la campaña pasada, con el consiguiente incremento de las existencias.
Por otra parte, la mesa sectorial ha puesto de manifiesto el buen comportamiento del sector del aceite de orujo en el mercado exterior durante la campaña 2014/2015.
Las exportaciones se incrementaron respecto a la campaña 2013/2014 y a la media de las cuatro anteriores. El incremento en valor fue un 44% superior al global medio de las cuatro últimas campañas, todo ello en un mercado en el que el aceite de oliva disminuyó las salidas, ya que las disponibilidades eran menores.
Agricultura ha señalado que habitualmente se importa aceite de orujo de oliva crudo y, posteriormente, se exporta el aceite de orujo refinado, tanto al mercado europeo (49%) como a terceros países (51%), con un mayor valor añadido.
Respecto a la campaña 2015/16 de aceituna de mesa comenzó con unas existencias a 1 de septiembre de 293.700 toneladas, un 13% inferior a las de la campaña anterior. La comercialización alcanzó las 198.760 toneladas, 124.690 toneladas con destino a la exportación y 74.070 toneladas al mercado interior.
En la reunión, se ha analizado la información sobre las condiciones climáticas de los últimos meses, publicada por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que ha favorecido una rápida recolección, y que determina el estado del cultivo para su recuperación y la producción de la próxima campaña.