Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La productividad, asignatura pendiente de la economía española

El huracán financiero persiste pero entre tanto y esperando a que la tormenta escampe, España tiene que retomar las riendas de un crecimiento sólido, sostenible y fiable. Para ello, la variable económica que definimos como productividad demuestra ser uno de los pilares fundamentales.
En España la productividad avanza más lentamente en todos los sectores que en Estados Unidos y en otros países europeos. Además aquí la especialización productiva no ha ido en la dirección correcta. Los factores de producción han crecido más que la propia productividad, lo que supone un serio problema de ineficiencia. 
Estas son algunas de las conclusiones que se desprenden del informe llevado a cabo por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas dentro de su colaboración con la Fundación BBVA y que ha analizado la productividad en 29 países del mundo: los 25 de la Unión Europea, Estados Unidos, Japón, Australia y Corea del Sur.

El informe, dirigido por Matilde Mas, catedrática de la Universidad de Valencia e investigadora del Ivie, tiene una perspectiva internacional y aporta datos desde 1995 hasta 2010. En la presentación del informe, también ha participado el director de Investigación del IVIE, Francisco Pérez

En España la caída de la productividad ha afectado a todos los sectores, pero especialmente a dos con mucho peso en nuestra economía, la hostelería y la construcción. En época de crisis, desde 2007, es el único país que ha repuntado su tasa de productividad, por la fuerte destrucción de empleo, por eso no lo hecho de forma virtuosa, según los autores del estudio.

Una de las asignaturas pendientes de la economía española es la eficiencia de los factores de producción. Tememos que utilizarlos a pleno rendimiento y no como hasta ahora.

Tampoco estamos aprovechando bien las nuevas tecnologías. En España son más caras y no tenemos cultura tecnológica.

La productividad positiva es la clave para volver a recuperar el nivel de competitividad anterior a la crisis. Puede ser la fuerza transformadora y decisiva para el medio plazo de nuestro mercado.

Para los economistas, la mejora de nuestra economía pasa por aplicar "las tres erres"; reformar los ámbitos donde no hay productividad, recuperar la demanda, y reasignar los recursos que no están siendo aprovechados.