Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La deuda pública de Reino Unido sube en 2.235 millones en junio, hasta el 87,4% del PIB

La deuda pública neta de Reino Unido subió en junio en 2.000 millones de libras (2.235 millones de euros) hasta situar la acumulada en 1,75 billones de libras (1,95 billones de euros), lo que representa el 87,4% del Producto Interior Bruto (PIB) del país, según informó este viernes la Oficina Nacional de Estadística (ONS).
En concreto, la deuda pública neta británica, que excluye a los bancos nacionalizados, se sitúo en 6.900 millones de libras (7.710 millones de euros) en junio, tras aumentar en 2.000 millones con respecto al mismo mes de un año antes.
De esta forma, el endeudamiento neto acumulado del Estado apunta a un incremento de hasta 128.500 millones de libras (143.582 millones de libras) con respecto al dato acumulado del ejercicio precedente, lo que equivale al 87,4% del valor de todos los bienes y servicios que es capaz de producir la economía británica en doce meses.
En cuanto al segundo trimestre del actual año fiscal, correspondiente a los meses entre abril y junio de 2017, el endeudamiento del Estado ha aumentado en 1.900 millones de libras (2.123 millones de euros) frente al mismo periodo de 2016, hasta situarse en 22.800 millones de libras (25.474 millones de euros).
En un comunicado, la ONS señala que la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria (OBR, por sus siglas en inglés), ha pronosticado que el endeudamiento neto del sector público para el conjunto del ejercicio actual alcanzará los 51.700 millones de libras (57.764 millones de euros).
Recientemente, la OBR publicaba un informe sobre las cuentas públicas británicas en el que señalaba los riesgos de las finanzas públicas del país, y donde hacía alusión a un aumento de más de un tercio de los costes de pago de la deuda en junio con respecto al mismo mes de un año antes, debido a la mayor inflación y la subida de tipos de interés.