Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las reclamaciones de clientes bancarios descienden un 31% en 2015 por la caída en las de cláusulas suelo

Las políticas del BCE ayudan a rebajar el coste del crédito en España, sobre todo a empresas
El número de reclamaciones presentadas por los clientes bancarios descendieron un 31,4% en 2015, hasta las 20.262 reclamaciones, una disminución que se explica sobre todo por el descenso de las referidas a las conocidas como cláusulas suelo, según datos del Banco de España en su informe anual de 2015.
Así pues, se mantuvo la tendencia a la baja de 2014, cuando las reclamaciones cayeron un 14,8%. Fuentes financieras han explicado a Europa Press que las menores reclamaciones por los límites fijados por los bancos a la caída histórica del Euríbor se deben a que los clientes recurrieron a la vía judicial para pedir eliminar estas cláusulas.
El número de consultas recibidas en el servicio de atención telefónica también se redujo en 2015 (-29%), con un total de 38.804, de las cuales 3.237 fueron telemáticas y 35.567 telefónicas. Por su parte, el Portal del Cliente Bancario registró 3,8 millones de visualizaciones en 2015.
Sobre el seguimiento y control de la publicidad, el número de requerimientos de cese o rectificación de anuncios en medios tradicionales y en medios digitales ascendió a 196, un 32 % más que el año anterior y que fueron atendidos en su totalidad.
El informe constata además que la política ultraexpansiva del BCE y la barra libre de liquidez han ayudado a que los bancos rebajaran el coste del crédito en España, sobre todo en la financiación destinada a las empresas.
El organismo liderado por Luis María Linde recuerda que las medidas aplicadas por el Eurosistema durante los dos últimos años han propiciado que los bancos españoles se financien en condiciones "más favorables", lo que a su vez ha mejorado su situación de liquidez.
Este impacto ha supuesto incentivar la oferta de crédito, habida cuenta de que las entidades han trasladado a los tipos de interés de los préstamos el abaratamiento en sus costes de financiación.
En este sentido, el supervisor apunta que los bancos que más apelaron a las subasta de liquidez --las conocidas como TLTRO-- redujeron más el coste de los créditos a empresas, incluidas las pymes. Sin embargo, los efectos sobre los tipos de los préstamos a hogares no dependieron significativamente del uso de las TLTRO.
El Banco de España certifica que los efectos habrían sido mayores en las entidades que partían de unas condiciones de financiación iniciales menos holgadas. Además, los bancos constatan que las subastas de liquidez y la compra de activos por parte del BCE contribuyeron a relajar las condiciones crediticias en España en mayor medida que en el área del euro, al igual que ayudaron a mejorar también más su liquidez y rentabilidad.