Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La reestructuración financiera cuesta 7.557,2 millones a la banca sana

La banca sana ha destinado 7.557,2 millones de euros al proceso de reestructuración financiera, fundamentalmente en aportaciones al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) y a la Sociedad gestora de activos procedentes de la reestructuración bancaria (Sareb), según los datos recopilados por Europa Press.
En concreto, Santander ha aportado 4.000 millones de euros; Popular, 1.775 millones; Caixabank, 966,2 millones; Sabadell, 750 millones y Bankinter 66 millones de euros.
Ni Santander ni Bankinter han adquirido ninguna entidad durante los años de crisis, algo que sí han hecho Popular (Banco Pastor), BBVA (Unnim), Sabadell (CAM) y Caixabank (Caixa Girona, Bankpime, Banco de Valencia y Banca Cívica).
El presidente de BBVA, Francisco González, ha pedido públicamente que se identifique a los "responsables" de la crisis de las cajas de ahorros y ha denunciado el "gran coste de oportunidad" que ha supuesto para la banca y la economía. Sin embargo, el 'banco azul' no ha cuantificado cuánto le ha costado la reestructuración.
BBVA decidió no entrar en el capital de la Sareb y ha abonado unos 120 millones de euros brutos en la derrama extraordinaria del Fondo de Garantía de Depósitos para dar liquidez a los tenedores de participaciones preferentes de Novagalicia Banco y Catalunya Banc.
En la misma línea que González se ha pronunciado en numerosas ocasiones la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, quien recuerda que Bankinter no ha pedido ayudas públicas en 2013, no ha traspaso activos tóxicos a Sareb y no ha utilizado los activos fiscales diferidos (DTA) para incrementar el capital y la solvencia en estos años.
El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, llegó a criticar que la banca sana tuviera que pagar la derrama para ayudar a financiar a las nacionalizadas NovaGalicia Banco y Catalunya Banc el canje de sus preferentes y defendió que debía ser cada entidad la que pagara por ello.
Desde el inicio de la crisis el grupo cántabro ha realizado provisiones y saneamientos por 65.000 millones de euros y ha generado 18.400 millones de euros de capital sin ayudas públicas en ninguno de los países en los que está presente.
Por su parte, el presidente del Banco Popular, Ángel Ron, afirmó durante la junta de accionistas que la entidad ha conseguido absorber Banco Pastor sin ayudas en el proceso de redefinición del sector financiero y ha aportado 1.775 millones de euros al sistema. En detalle, el banco ha aportado 1.439 millones de euros al Fondo de Garantía de Depósitos y 336 millones en fondos propios para la Sareb.
Por su parte, Caixabank ha aportado al sistema un total de 966,2 millones de euros durante la reestructuración, de los que 385 millones se destinaron al FGD y 581 millones de euros entre acciones y deuda de la Sareb.
Según el informe anual del Tribunal de Cuentas, el importe de los recursos público empleados en la reestructuración de entidades financieras entre 2009 y 2012 fue de 107.913 millones de euros, entre los que se incluyen costes y desembolsos de fondos --por ejemplo los 57.004 millones en aportaciones de capital o la suscripción de preferentes--, las garantías constituidas que vencerán en el futuro e importes máximos disponibles en las líneas de crédito concedidas.