Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La representante alemana en el directorio del BCE avisa de "riesgos" de mantener tipos bajos mucho tiempo

Cree que todavía se necesitan "varios años" de ajustes y reformas para recuperar la confianza de los mercados
La nueva representante alemana en el directorio del Banco Central Europeo (BCE), Sabine Lautenschläger, ha avisado este lunes de los "riesgos" de un largo periodo de tipos de interés bajos, que a su juicio podrían conducir a la creación de nuevas burbujas o frenar los ajustes en los Estados miembros, y ha pedido a los Estados miembros que sigan con los ajustes y reformas para consolidar la recuperación.
"Que los tipos de interés se mantengan bajos durante un largo periodo de tiempo no está exento de riesgos", ha resaltado Lautenschläger en una audiencia ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara previa a su confirmación en el cargo.
"De hecho, los bajos tipos de interés pueden impulsar burbujas en los precios de los activos o evitar ajustes necesarios en los balances de los bancos o en las políticas presupuestarias", ha alertado la actual vicepresidenta del Bundesbank, que se ha hecho eco de la preocupación de Alemania por el recorte de tipos.
El BCE ha reducido los tipos de interés hasta un mínimo histórico del 0,25% y su presidente, Mario Draghi, se ha comprometido a mantenerlos en estos niveles bajos durante un largo periodo de tiempo para garantizar que la recuperación se consolide.
Lautenschläger ha reconocido que la recuperación es "frágil" y que la inflación se mantendrá baja durante un largo periodo de tiempo. Por ello, el BCE está "listo para actuar si se materializan riesgos adicionales a la estabilidad de precios", ha agregado, en línea con las últimas declaraciones de Draghi.
No obstante, la banquera alemana ha insistido en que "la política monetaria puede estimular la actividad económica a corto plazo, pero a largo plazo sólo unas finanzas públicas sólidas y la recuperación de la confianza en los balances bancarios pueden reparar la fragmentación financiera y la transmisión monetaria".
A su juicio, "la consolidación fiscal y las reformas estructurales en los Estados miembros son la única forma de crear perspectivas de crecimiento a largo plazo". "Necesitaremos varios años más de medidas coherentes (en esta materia) para estabilizar la senda de crecimiento y recuperar la confianza de los mercados", ha sostenido.
Lautenschläger ha insistido además en que la "solución" a los problemas de acceso al crédito "está en factores que mayoritariamente están más allá del ámbito de la política monetaria". En este sentido, ha reclamado que la nueva ronda de test de estrés que prepara el BCE "mantenga la presión sobre los bancos para que lleven a cabo un ajuste estructural en sus balances".
La futura representante alemana en el directorio del BCE ha reclamado además aplicar estrictamente el Pacto de Estabilidad y Crecimiento y el procedimiento sancionador por desequilibrios excesivos, y ha abogado por reforzar más la coordinación presupuestaria y económica entre los países de la eurozona.
Lautenschläger sustituirá en el cargo a su compatriota Jörg Asmussen, que abandonó el cargo para convertirse en el viceministro de Trabajo del nuevo Gobierno alemán. Su nombramiento, decidido por el Ecofin la semana pasada, debe ser formalizado por los líderes europeos tras recibir la opinión no vinculante de la Eurocámara.