Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La bolsa baja el 1,85% por el retroceso de los grandes valores y las plazas mundiales

La bolsa española bajó hoy el 1,85 por ciento y se aproximó al mínimo del ejercicio (8.159,3 puntos, registrado el pasado 22 de enero), afectada por el retroceso de los grandes valores y la caída de los mercados internacionales.
Así, el principal indicador de la bolsa española, el Ibex-35, cedió 154,90 puntos, equivalentes al 1,85 por ciento, hasta los 8.200,90 puntos.
Las pérdidas acumuladas en el transcurso del año aumentan al 10,82 por ciento.
La aprobación del Plan Obama para la reactivación de la economía estadounidense y la subida del 0,6 por ciento de Wall Street en la víspera resultaron insuficientes para que el mercado nacional abriera con ganancias.
Tokio había caído esta madrugada el 3 por ciento y las plazas europeas abrían con pérdidas, con lo que la bolsa española bajaba el 0,5 por ciento en la apertura y se deslizaba hasta los 8.300 puntos.
La entrada en recesión de la economía nacional, después de que en el cuarto trimestre del año pasado el PIB cayera el 1 por ciento -en el tercer trimestre había bajado el 0,3 por ciento-, no afectaba demasiado a la bolsa española, que poco después descendía más de un punto porcentual, hasta los 8.250 con la ayuda de los grandes valores.
La caída del 12 por ciento de la producción industrial europea el año pasado, los malos resultados de algunas empresas -ABB, KBC o Cap Gemini- y los futuros estadounidenses contribuían a que la bolsa recortara hasta los 8.200 puntos.
La inesperada subida de las ventas minoristas estadounidenses el mes pasado el 1 por ciento y la caída en 8.000, hasta 623.000, del número de peticiones semanales de subsidios de desempleo en este país favorecieron el recorte de las pérdidas.
Sin embargo, Wall Street abría con pérdidas del 2 por ciento, porque no le gustaban las estadísticas laborales y porque los inversores recogían beneficios, sobre todo en el sector financiero.
Esta bajada llevaba a la bolsa española hasta los mínimos del ejercicio, el nivel de 8.100 puntos, aunque la posterior reducción de la caída del mercado neoyorquino, mientras el petróleo Brent se negociaba a poco más de 44 dólares, limitó la caída de la bolsa española, que recuperaba la cota de 8.200 puntos.
Todos los grandes valores bajaron: Repsol, el 3,82 por ciento, la segunda mayor caída del Ibex; Banco Santander, el 2,73 por ciento; BBVA, el 2,51 por ciento; Telefónica, el 1,74 por ciento, afectada por un informe negativo y los resultados de BT; e Iberdrola, el 1,08 por ciento.
Sacyr presidió las pérdidas del Ibex con una caída del 4,52 por ciento, seguida de Repsol, en tanto que Abengoa bajó el 3,79 por ciento; Gamesa, el 3,62 por ciento; e Inditex, el 3,55 por ciento.
Criteria comandó las ganancias del Ibex con un avance del 0,81 por ciento, seguida de Unión Fenosa, que ganó el 0,63 por ciento, después de que la Comisión Nacional de la Energía aprobara su fusión con Gas Natural; mientras que Bankinter avanzó el 0,55 por ciento y BME, el 0,06 por ciento.
Iberia, que celebra un consejo de administración para analizar la fusión con British Airways, repitió cotización.
En el mercado continuo destacó la caída de Vueling, el 7,44 por ciento, la mitad de lo subido en la víspera, en tanto que Exide lideró las ganancias con un alza del 9,68 por ciento.
La rentabilidad de la deuda española a largo plazo subía una centésima y se situaba en el 4,22 por ciento, mientras que el efectivo negociado en el mercado continuo bajó a 2.124 millones, de los que algo más de 300 correspondían a operaciones efectuadas entre inversores institucionales.