Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las pymes del sector textil y de la construcción, las que más tardan en cobrar sus facturas

Las pequeñas y medianas empresas del sector textil son las que más tardan en cobrar sus facturas, seguidas de las pymes de la construcción, que han encabezado este ranking durante los años de la crisis, según el Boletín de Morosidad y Financiación Empresarial de la patronal de las pymes, Cepyme, del primer trimestre.
Pese a que el plazo medio de cobro de las pymes españolas ha mejorado, hasta situarse en 80,7 días (20,7 días más de lo legalmente establecidos), Cepyme destaca que las empresas del sector textil han experimentado un "significativo empeoramiento" en el plazo medio de cobro de sus facturas, al situarse éste en el primer trimestre en 95,2 días, 3,7 días más que en el trimestre anterior.
Por el contrario, las pymes de la construcción han reducido ligeramente su plazo medio de cobro, hasta los 94,7 días, 4,9 días menos que en el trimestre anterior. Es la primera vez desde el inicio de la crisis (2008) en la que las pymes de este sector no encabezan este ranking.
En 2008 las pymes del sector de la construcción cobraban sus facturas en un plazo medio superior a los 136 días, periodo que se situó por debajo de los 100 días en el primer trimestre de 2013.
Desde 2008 a 2014, el plazo medio de cobro de las pymes de la construcción se ha reducido en casi 44 días, si bien Cepyme recuerda que todavía superan en 14,7 días los plazos máximos de cobro legalmente establecidos.
Pese a todo, las pymes de la construcción son las que concentran el mayor riesgo de impago de las facturas pendientes de cobro. De hecho, el 41% de las pymes de este sector considera que no llegará a cobrar un 10% o más de la facturación pendiente.
Según Cepyme, el riesgo de impago es también elevado en el sector de la industria, en el que un 21,8% de las pymes también declara que muy probablemente no cobre jamás el 10% o más de la facturación pendiente.
En el otro extremo se sitúan las pymes del sector de la hostelería, cuyo riesgo de impago máximo (más del 10% de la facturación pendiente de cobro) sólo lo contemplan el 20,6% de las empresas, 3,4 puntos por debajo de la media.
La patronal de las pymes señala en este boletín que las perspectivas generales de las empresas en cuanto al comportamiento del plazo de cobro son positivas en todos los sectores de actividad, excepto en el comercio y resto de servicios, cuyas previsiones contemplan un leve empeoramiento.