Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 'semáforo' del BCE controlará los resultados de los test de estrés a la banca europea

El resultado del examen de calidad de los activos bancarios puede provocar ajustes en el balance de 2013
El Banco Central Europeo (BCE) aplicará un sistema similar al de las luces de un semáforo (luz verde, ámbar y roja) para determinar si los resultados de las pruebas de estrés a las que el instituto emisor ha sometido a los principales bancos europeos se ajustan a la metodología de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), según ha explicado el instituto emisor.
Este control de calidad de la prueba de resistencia tiene como objetivo obtener resultados precisos, coherentes y creíbles, indicó la entidad, que precisó que "confrontará los resultados de cada entidad con los de las entidades comparables y aplicará su modelo de prueba de resistencia agregada".
De este modo, en el proceso de control de calidad, actualmente en curso, el BCE otorgará una luz verde "a los resultados considerados en línea con la metodología de la EBA, que no necesitarán modificaciones", mientras que en caso de recibir una luz ámbar, bajo el principio de "cumplir y explicar" podrá requerirse más información a las entidades.
"Rojo indicará que no cumplen con la metodología de la EBA y necesitarán ser modificados", señala el BCE, que apunta que durante este proceso es posible que algunos bancos "deban realizar un mayor análisis y reenviar los resultados de los test de estrés de manera satisfactoria".
Posteriormente, en una tercera fase prevista para el mes de septiembre, el BCE llevará a cabo la integración del análisis de la calidad de los activos de los bancos y de los resultados de los test de estrés.
AJUSTES EN EL BALANCE DE 2013.
Los resultados obtenidos de las carteras examinadas en el marco del análisis de la calidad de los activos "se utilizarán para determinar el punto de partida de la prueba de resistencia y, a los efectos del ejercicio, podrían comportar un ajuste del balance al cierre del ejercicio 2013", añade el BCE.
Asimismo, en caso de que los datos obtenidos en el análisis de la calidad de los activos indicasen que las provisiones de una entidad son insuficientes, "se ajustará la simulación de la previsión de pérdidas" de dicha entidad para los ejercicios 2014, 2015 y 2016, tanto en el contexto del escenario base como del escenario adverso.
Esta circunstancia, señala el BCE, incidirá también en la simulación de los beneficios y pérdidas en los escenarios de la prueba de resistencia.
"Estamos dedicando mucho tiempo y esfuerzo para que este proceso sea riguroso. La integración incluye toda la información que hemos obtenido durante el análisis de la calidad de los activos, lo que distingue a este ejercicio de los anteriores", indicó Vítor Constancio, vicepresidente del BCE.