Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La bolsas siguen cayendo, mientras se dispara el diferencial del bono griego

Una mujer pasa por delante de un panel electrónico en el que se muestran los valores de la Bolsa, en Londres (Reino Unido). EFE/Archivotelecinco.es
El diferencial del bono griego con el alemán superó hoy los 800 puntos básicos, situación que los mercados europeos han acogido negativamente y ha empujado a la baja el euro, mientras la Comisión Europea descarta una reestructuración de la deuda helena.
El diferencial del bono griego con el alemán, de referencia en Europa, llegó a tocar los 816 puntos básicos en la sesión matinal, para estabilizarse en torno a los 809, lo que coloca la rentabilidad de la deuda soberana del país mediterráneo en el 11,4%.
La incertidumbre en los mercados sobre el futuro de Grecia ha disparado la rentabilidad de la deuda griega con dos años de vencimiento hasta 18,4%, según cifras de Commerzbank alemán.
El euro se mantenía a mediodía alrededor de los 1,32 dólares, el nivel más bajo desde hace un año, debilitado por las dudas sobre la solvencia de Grecia y el temor de contagio a otros países europeos.
La moneda única se cambiaba hacia las 11.00 horas GMT a 1,3200 dólares, frente a los 1,3206 dólares de la apertura y los 1,3313 dólares de ayer por la tarde, en la negociación de divisas europea.
Este nuevo varapalo para las finanzas griegas se produce un día después de la agencia de calificación de riesgo Standard & Poors (S&P) rebajara la deuda soberana a la categoría de "bono basura", hecho que provocó el desplome de las bolsas europeas el martes.
El gobierno de Yorgos Papandréu se reunió hoy de urgencia para evaluar la situación, ante las versiones que circulan en los mercados de que el país podría declararse en quiebra si no consigue pagar a tiempo la deuda soberana.
La Bolsa española rozaba a mediodía sus mínimos anuales de febrero y su principal indicador, el Ibex-35, perdía el 2,83% (2,51% a las 13.00 horas).
A las 12.00 hora local, el selectivo español perdía 296,50 puntos y se situaba en 10.183 unidades, cerca del nivel de 10.103 del 5 de febrero.
Sacyr, OHL, Telecinco y BBVA encajaban los mayores descensos, superiores al 5%, y los grandes valores sufrían retrocesos del 4,65% para el Santander; 2,82% para Endesa; 2,16% para Iberdrola; 1,82% para Repsol, y 1,49% para Telefónica.
El diferencial entre el bono español a diez años y el alemán se contraía ligeramente a media sesión y se situaba en 117 puntos básicos, por debajo de los 125 que llegaba a marcar al mediodía.
Las bolsas europeas mantenían a las 11.00 GMT las pérdidas con las que abrieron, aunque la tendencia era hacia la moderación, liderando las pérdidas Madrid (2,51%), seguida por Milán (2,08%), Lisboa (2,01%) -que llegó a perder el 6,19% dos horas después de la apertura-, París (1,49%), Fráncfort (1,47%), Atenas (0,76%) y Londres (0,52%).
También los mercados asiáticos acusaron la repercusión de la crisis griega, cosechando pérdidas en torno al 1-1,5%, con excepción de Tokio, que cayó el 2,56%.
La Comisión Europea, mientras, indicó que "no es una opción" la reestructuración de la deuda griega, puesto que no forma parte de las actuales negociaciones que mantiene en Atenas el gobierno de Papandréu con la propia comisión, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional (FMI).
Según comentó el portavoz comunitario de Asuntos económicos y monetarios, Amadeu Altafaj, la cuestión de una reestructuración de la deuda griega, evocada cada vez con más fuerza por los mercados, "está fuera de lugar", porque los países miembros de la zona del euro "lo han decidido así".
La Comisión hizo un llamamiento inusual a las agencias calificadoras para se comporten de forma "rigurosa y responsable" sobre la crisis griega.
En Tokio, donde se reúnen con las autoridades japonesas, los líderes de la Unión Europea aseguraron que Grecia recibirá "a tiempo" la ayuda financiera que necesita para hacer frente a su situación y preservar la estabilidad de la zona euro.
El presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, confirmó que "no más tarde del 10 de mayo" los jefes de Estado o de Gobierno de la zona euro se reunirán en una cumbre para aprobar el rescate a Grecia.
Barroso dijo que las negociaciones que llevan a cabo en Atenas progresan de forma "sólida" y se concluirán a tiempo para la cumbre.