Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los sindicatos convocan paros en Atento ante la presión a los trabajadores en los servicios a Telefónica

Los sindicatos han convocado paros el próximo 7 de abril en la compañía de atención al cliente Atento Teleservicios contra la presión y las exigencias de venta, tiempos y descansos, así como por la falta de formación de la empresa en los servicios de Telefónica, según ha informado este jueves UGT.
En concreto, los paros se realizarán el próximo 7 de abril de 11.00 a 12.00 horas y de 18.00 a 19.00 horas y están convocados por UGT, CC.OO., USO y STC.
"Movistar está en una política de presionar mucho a sus proveedores, lo que redunda en que a los trabajadores se les exige unos objetivos inalcanzables", ha indicado el responsable de Telemárketing del Sector Estatal de Seguros y Oficinas en FeS-UGT, Carlos Prieto, en declaraciones a Europa Press.
Prieto ha afirmado que de los más de 10.000 empleados que Atento tiene en España, cerca de tres cuartas partes trabajan en servicios para esta compañía.
Telefónica cerró la venta Atento al fondo Bain Capital por un valor de 1.051 millones de euros a finales de 2012. La operación incluía la firma de un acuerdo para regular la relación de Atento como proveedor de servicios de la multinacional española por un periodo de nueve años.
Prieto ha indicado que para Telefónica trabajan otros tres proveedores como Extel, Unitono y Digitex y en todos, unos con más o menos acierto, se están empeorando las condiciones. "Anunciaban que iban a traer trabajo a España desde otros países, pero lo están haciendo a un precio en el que los proveedores no tienen margen", ha asegurado.
En concreto, UGT denuncia sanciones "injustas e indiscriminadas" a los trabajadores que, en algunos casos, terminan en despidos; hostigamientos a los empleados y seguimientos, escuchas y grabaciones indiscriminadas del trabajo diario que suponen un acoso y un atentado a la intimidad de los trabajadores.
Asimismo, el sindicato denuncia que no se adoptan las medidas oportunas para instaurar un tiempo mínimo entre llamadas, ni tiempo administrativo que permita la correcta gestión de las llamadas atendidas y garantice la protección a la salud de los trabajadores, así como falta de formación adecuada para el desempeño de las funciones exigidas a los trabajadores.