Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los sindicatos italianos tachan de "inaceptable" el plan de Berlusconi y amenazan con la huelga

Bossi descarta por el momento la celebración de elecciones y revela que Tremonti no firmó la misiva
El secretario de la Confederación Italiana de Sindicatos de Trabajadores (CISL), Raffaele Bonanni, ha calificado este jueves de "inaceptables" las medidas previstas por el primer ministro, Silvio Berlusconi, en la carta presentada este miércoles ante la Unión Europea para afrontar la crisis de deuda que atraviesa Italia y ha amenazado con ir a la huelga general si el Gobierno no elimina una norma que permite despidos "más fáciles".
Según ha explicado el secretario general del CISL, este sistema instigaría "a las personas a la rebelión" porque "se ataca a los más débiles". El secretario confederal de la Unión Italiana de Trabajadores (UIL), Paolo Pirani, ha destacado que el Ejecutivo "tiene siempre la misma receta" que es "hacer pagar a los dependientes y a los jubilados" el precio de la crisis "sin decir nada sobre la evasión fiscal, los gastos y los privilegios".
La secertaria general de la Confederación General Italiana del Trabajo (CIGL), Susanna Camusso, ha destacado que las medidas presentadas por el primer ministro en el Consejo Europeo provocan "un triple ataque, a las normas del trabajo, a los dependientes públicos y a las pensiones" y ha subrayado que es "intolerable" el "libre despido" que pretende promover Berlusconi.
Además, el líder del opositor Partido Democrático, Pier Luigi Bersani, ha afirmado que "a parte de las amenazas inaceptables de entrar en el mercado laboral, todo el resto" de la carta "es algo usado" y ha exigido a Berlusconi que explique las medidas "ante el Parlamento".
TREMONTI NO FIRMÓ LA CARTA
Por su parte, el líder de la Liga Norte, Umberto Bossi, ha revelado que el ministro de Economía, Giulio Tremonti, no firmó la carta que 'Il Cavaliere' presentó en Bruselas para afrontar la crisis económica, aunque ha precisado que "Tremonti es su amigo, pero Berlusconi es quien tiene los votos para conseguir el federalismo", una medida que la Liga Norte intenta aprobar desde que llegó al Ejecutivo.
Asimismo, Bossi ha destacado que la Unión Europea ha juzgado "positivamente" las medidas presentadas por el Gobierno para afrontar la crisis y ha asegurado que el Ejecutivo "se ha comprometido" porque "no podía separarse de Europa".
A pesar de que este miércoles la prensa italiana afirmaba que Berlusconi le habría prometido a Bossi elecciones anticipadas si aprobaba la subida de la edad de jubilación a los 67 años, el líder de la Liga Norte ha destacado este jueves que "se votará cuando sea el momento, pero no ahora", aunque ha reconocido que si el Ejecutivo "no hubiera dado una buena respuesta a Europa, se habría ido a la urnas enseguida". En opinión de Bossi, el Gobierno "ahora va hacia delante".
Por su parte, 'Il Cavaliere' ha afirmado que el Ejecutivo italiano "ha presentado un paquete de propuestas para la reestructuración de algunos sectores y dar un impulso a la economía" y ha asegurado que también "ha dado las fechas dentro de las cuales deben realizarse las medidas presentadas". Precisamente, antes de 2012 el Gobierno presentará ante el Parlamento la reforma del mercado laboral, según informa el diario 'Corriere della Sera'.
MERKEL
Además, el primer ministro aseguró al programa 'Porta a Porta' de la televisión italiana RaiUno que la canciller alemana, Angela Merkel, se había excusado por las risas cómplices que compartió con el presidente francés, Nicolás Sarkozy, cuando se les preguntó si confiaban en Silvio Berlusconi.
Según explicó el 'premier' italiano', la canciller alemana se acercó a él para asegurarle que "no tenía ninguna intención negativa con respecto a nosotros" y afirmó que Merkel "le había pedido perdón".
Sin embargo, el portavoz de la canciller, Steffen Seibert, ha asegurado que Merkel "no ha pedido perdón, porque no hay nada por lo que se deba excusar" aunque ha precisado que ambos líderes "han mantenido un coloquio bueno y franco entre amigos", según informa la prensa italiana.