Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los sindicatos trasladan a De la Serna su rechazo por el recorte en Correos y no descartan movilizaciones

Los sindicatos UGT, CCOO, CSI-F y Sindicato Libre (SL) han remitido este viernesuna carta al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y a la Presidencia de la SEPI, en la que expresan su preocupación por el recorte de 60 millones de euros para la financiación de la prestación del Servicio Postal Universal, contemplado en los Presupuestos Generales del Estado de 2017, y advierten de que no descartan "conflicto y movilización".
En la misiva, los sindicatos trasladan su "profunda preocupación" por la reducción de los 180 millones consignados en 2015 y 2016 a los 120 millones previstos en 2017 para el servicio público postal, a su juicio un recore de "difícil explicación" ya que "no hay ninguna variación en la dimensión del SPU que justifique esa medida".
Además, señalan que no se entiende que se haga esta reducción en plena recuperación económica cuando no se hizo en el periodo de recesión económica, y dado que los 180 millones ya estaban "muy lejos" de cubrir la financiación real del servicio postal universal.
En esta línea, advierten de que de las consecuencias negativas que podría tener la medida para el derecho de acceso a os servicios postales de millones de ciudadanos y miles de empresas, así como para la viabiidad económica de Correos, que con una "evidente fragilidad empresarial y económica", tiene obligaciones de prestación de servicios "económicamente deficitarios" y competir en un mercado liberalizado con 60 millones menos en su cuenta "lastraría de forma grave su viabilidad".
De igual forma, alertan del efecto de este recorte en materia de empleo en una empresa que ha reducido su plantilla en 15.000 efectivos, por lo que muestran su disposición al diálogo, si bien contemplan la posibilidad de iniciar un proceso de movilizaciones si ello fuera necesario.
"No descartamos ninguna medida, incluido el conflicto y la movilización si en última instancia fueran necesarios, para garantizar el empleo, la viablidad de Correos y el servicio público que presta", avisan.