Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los parados que cobran subsidios en España ya superan a los que perciben prestaciones contributivas

El número de perceptores de prestaciones por desempleo no contributivas supera desde el pasado mes de septiembre al de los beneficiarios de contributivas, según destaca la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) en el último boletín de Focus on Spanish Society.
Funcas atribuye este hecho al fuerte incremento que ha experimentado el paro de larga duración en España. Según la Encuesta de Población Activa (EPA), las personas que llevan en paro dos años o más superaban a cierre del año pasado los 2,3 millones de desempleados.
Desde 2011 a 2013, los perceptores de subsidios por desempleo se han reducido hasta sumar 1.314.000, mientras que los beneficiarios de prestaciones contributivas han bajado hasta 1.311.000.
Funcas resalta en este boletín que la crisis ha ampliado las diferencias entre países europeos en lo que respecta a la tasa de paro y a las políticas del mercado laboral.
Dinamarca, Bélgica, Irlanda y España eran en 2011 los países que más gastaban en proporción al PIB en estas políticas, aunque registraban tasas de paro muy dispares. Mientras Dinamarca y Bélgica dedicaban aproximadamente el 40% de todo el gasto en políticas del mercado de trabajo a políticas activas de empleo, España e Irlanda sólo destinaban el 20% y el resto iba a prestaciones contributivas por desempleo, según Funcas.
El paro aumentó entre 2007 y 2013 en todos los países europeos, salvo en Alemania, pero el crecimiento entre países fue "muy asimétrico", de tal manera que en 2013 las tasas de desempleo de países como Noruega, Alemania, Islandia y Luxemburgo se quedaban por debajo del 6%, mientras que superaban el 26% en España y Grecia.