Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La bolsa sufre la mayor caída del año, el 4,6%, y se sitúa en niveles de noviembre de 2003

La bolsa española bajó hoy el 4,6 por ciento, la mayor caída del año, y registró un nuevo mínimo del ejercicio (7.270,50 puntos), cota de noviembre de 2003, afectada por los retrocesos de las plazas internacionales y de la banca.
Así, el principal indicador de la bolsa española, el Ibex-35, perdió 350,40 puntos, equivalentes al 4,6 por ciento, hasta 7.270,50 puntos. Desde el comienzo del ejercicio pierde algo más de la quinta parte de su valor, el 20,94 por ciento.
En Europa, con el euro a 1,258 dólares, Milán cayó el 6,02 por ciento; Londres, el 5,33 por ciento; el índice Euro Stoxx 50, el 4,73 por ciento; París, el 4,48 por ciento, y Fráncfort, el 3,48 por ciento.
La bolsa española comenzó la sesión con pérdidas superiores al 2 por ciento, perjudicada por el descenso del 1,7 por ciento de Wall Street en la sesión anterior y por los malos resultados presentados por HSBC.
La entidad británica anunciaba que su beneficio había retrocedido el 70 por ciento, que ampliaría capital en 12.500 millones de libras, y que despediría a más de 6.000 trabajadores en Estados Unidos.
La caída de la actividad manufacturera en la zona euro en febrero hasta mínimos históricos también contribuía a la bajada bursátil, que perdía el nivel de 7.400 puntos a la media hora de la apertura.
Poco después del mediodía, sin que influyera mucho el aumento de una décima de la inflación en la zona euro en febrero, hasta el 1,2 por ciento o el descenso de casi el 50 por ciento de las matriculaciones de coches en España, la bolsa bajaba a 7.300 puntos.
En la profundización del retroceso influían las pérdidas de la aseguradora estadounidense AIG, más de 99.000 millones de dólares el año pasado, y las nuevas ayudas estatales que percibirá, 30.000 millones dólares.
A pesar de las pérdidas de Wall Street en la apertura, el aumento del 0,6 por ciento del gasto de los consumidores estadounidenses en enero -los ingresos crecieron el 0,4 por ciento- y su inflación asociada, que subió una décima, al 1,6 por ciento, permitieron una ligera recuperación de la bolsa.
Al final de la sesión, sin que influyera la leve mejora de la actividad industrial estadounidense en febrero o la bajada del petróleo Brent a 42 dólares, cerca del 10 por ciento, la bolsa, con la caída del 3,3 por ciento de Wall Street, marcaba los mínimos del ejercicio durante la negociación, 7.270,50 puntos.
Todos los grandes valores bajaron: BBVA registró el mayor descenso del Ibex, el 9,33 por ciento, mientras que Banco Santander cedió el 8,16 por ciento, la tercera mayor caída del Ibex; Iberdrola, el 7,69 por ciento, la cuarta; Repsol, el 3,93 por ciento, y Telefónica, el 1,09 por ciento.
Después de las ganancias de la semana pasada y por un informe negativo, Telecinco registró el segundo mayor retroceso del Ibex, el 8,29 por ciento, mientras que tras Banco Santander e Iberdrola se situó Cintra, con un recorte del 7,45 por ciento.
Con pérdidas comprendidas entre el 6 y el 7 por ciento acabaron cinco compañías: Acerinox, el 6,8 por ciento, también afectada por sus cuentas; Ferrovial, por un mal informe, el 6,22 por ciento; Banco Popular, el 6,08 por ciento; Gamesa, el 6,05 por ciento, y Gas Natural, el 6,01 por ciento.
Sólo una compañía del Ibex subió, Acciona, el 0,38 por ciento, mientras que el menor descenso correspondió a Unión Fenosa, el 0,06 por ciento, seguida de Telefónica, el 1,09 por ciento.
La rentabilidad de la deuda española a largo plazo bajaba siete centésimas, hasta el 4,2 por ciento, mientras que el efectivo negociado en el mercado continuo se situó en 2.415 millones, de los que poco más de 300 correspondían a operaciones efectuadas entre inversores institucionales.