Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El número de tarjetas SIM alcanza en 2015 la cifra de habitantes mundiales

La tasa de penetración de la telefonía móvil a nivel global alcanzó el 100% a finales de 2015, lo que significa que existe de media una tarjeta SIM por cada persona que hay en el planeta, según refleja un análisis de la consultora Ovum.
El informe remarca el "fenomenal crecimiento" registrado en el sector de la telefonía móvil en la última década, ya que la tasa de penetración ha pasado desde el 33% a finales de 2005 al 100% a finales del pasado año.
La consultora tecnológica aclara que esto no significa que todos los habitantes del mundo estén conectados a través de la telefonía móvil, ya que existen todavía disparidades entre las diferentes regiones.
En concreto, la tasa de penetración sigue siendo baja en África y los países de Asia en desarrollo, al situarse en el 82% y el 79%, respectivamente. Esto indica que ambas regiones están "diez años por detrás" de Europa y América del Norte.
En este sentido, Ovum incide en que deben aún abordarse cuestiones relacionadas con la disponibilidad y asequibilidad en el sector, ya que sólo a finales de esta década estos dos mercados lograrán acercarse a una tasa de penetración del 100%.
Por otro lado, el informe recoge que las máquinas están cada vez más conectadas, dado que en algunos países desarrollados una de cada diez tarjetas SIM se emplean para conectar coches o contadores de electricidad, entre otros objetos.
"De media el 4% de las tarjetas SIM del mundo se están empleando para conectar máquinas, una tasa que Ovum espera se duplique hasta el 8% en 2020", añade.
El analista de Ovum Dario Talmesio afirmó que una tasa de penetración del 100% es "sin duda un hito importante", pero añadió que hay que tener en cuenta algunas advertencias, ya que todavía existen "grandes diferencias entre regiones" y la penetración en zonas rurales de los mercados en desarrollo está lejos de la que existe en áreas urbanas.