Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El volumen de títulos hipotecarios admitidos a cotización en 2013 cayó un 67,5%, hasta los 34.927 millones

El volumen total de títulos hipotecarios --cédulas hipotecarias y activos hipotecarios titulizados-- admitidos a cotización a lo largo de 2013 cayó un 67,5% respecto al año anterior, hasta los 34.927 millones de euros, según datos proporcionados por AIAF.
La principal razón de este descenso se encuentra en el calendario de vencimientos y en la reducción en los niveles de concesión hipotecaria. También ha influido la normalización de los mercados mayoristas de deuda, especialmente tras el anuncio del Banco Central Europeo (BCE) de intervenir en los mercados secundarios de deuda pública, ya que se habría permitido a las entidades diversificar su estructura de financiación mediante la emisión de otros instrumentos de deuda.
A pesar de esta menor actividad, las cédulas hipotecarias singulares han continuando siendo el instrumento más utilizado, con un volumen total emitido en el año de 25.400 millones de euros, lo que representa un 73% del total de títulos admitidos a cotización en este periodo.
En cuanto a los instrumentos de titulización hipotecaria, en el conjunto del año se emitieron bonos de titulización de activos por importe de 9.528 millones de euros, prácticamente 3 veces más que en 2012. De los 9.528 millones de euros totales emitidos, 7.573 se concentraron en el mes de diciembre en unas condiciones de mercado más estables.
A finales de diciembre de 2013, el saldo vivo de títulos hipotecarios en circulación se redujo hasta los 450.944 millones de euros, lo que supone un 14% por debajo de sus niveles de 2012, como consecuencia del proceso de desapalancamiento del sector.
Según explica la Asociación Hipotecaria Española (AHE), las menores necesidades de fondos debido a la débil evolución del crédito, unido al mejor acceso de las entidades de crédito españolas a los mercados de deuda habrían provocado que muchas entidades aprovecharan para normalizar el coste de sus pasivos y optimizar su estructura de financiación, recomprando y amortizando de forma anticipada parte de sus emisiones, especialmente de cédulas.
De este modo, el saldo vivo de las cédulas hipotecarias (singulares y multicedentes) registró un descenso del 16,8%, lo que supone una pérdida de volumen de 67.601 millones de euros. Así, el saldo total se sitúa en 333.938 millones de euros.
En términos de saldo vivo del crédito hipotecario, las cédulas hipotecarias continuarían financiando en torno a un 44% del crédito en circulación (46% en diciembre de 2012). Esta relativa estabilidad obedece, según la AHE, a la rápida adecuación por parte de las entidades de sus niveles de deuda a la evolución contractiva del activo.
Por su parte, el saldo vivo de los activos hipotecarios titulizados (emitidos tanto a través de Fondos de Titulización Hipotecaria y como de Fondos de Titulización de Activos), se vio reducido en un 5,8%, hasta los 117.006 millones de euros en circulación. Su peso sobre el conjunto del crédito hipotecario en circulación se habría mantenido estable desde finales del año pasado en el 14%.