Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los trabajadores de Clesa piden una reunión con Trabajo para evitar el ERE en la factoría de Caldas

La Xunta constata que el proceso "trasciende la voluntad política" pero reitera su deseo de "mantener" el empleo en la planta
El comité de empresa de la factoría de Clesa en Caldas de Reis (Pontevedra) ha solicitado una reunión con la autoridad laboral para explicar su rechazo al expediente de regulación de empleo (ERE) extintivo que la administración concursal presentó a principios de mes para esta planta y que el Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid notificó este lunes a la plantilla.
Los representantes de los trabajadores de la fábrica han enviado además a la Dirección General de Trabajo el contrainforme que elaboraron y remitieron el pasado 6 de octubre a los administradores concursales y al juzgado.
Además, han vuelto a expresar su intención de "sentarse" para negociar una "minoración" de la masa laboral que pase por aplicar un ERE rotatorio temporal que no suponga el cese definitivo de los puestos de trabajo.
El juez ha remitido este lunes a Caldas --tres semanas después de que la administración concursal presentase la medida-- la providencia que confirma la aplicación del ERE extintivo para los 140 trabajadores --en lugar de los 90 empleados que inicialmente propuso la administración concursal--.
Ahora, el organismo dependiente del Ministerio de Trabajo tiene 15 días para emitir un informe a favor o en contra del expediente, y los trabajadores destacan que les "gustaría" que la autoridad laboral "escuchase" sus argumentos. En declaraciones a Europa Press, la presidenta del comité de empresa, Dolores Ramos, subraya que su posición "está fundamentada".
OFERTAS DE INVERSORES "SOBRE LA MESA".
Su oposición al ERE extintivo está "fundamentada", recalca Ramos, porque hay ofertas de inversores "sobre la mesa" y, en su opinión, "lo normal" es que la decisión sobre la masa laboral se adopte "después" de que alguno de ellos adquiera o no las instalaciones.
Lo que pide la plantilla de Caldas, resalta la presidenta del comité de empresa, es que la administración concursal "agilice este trámite", para que el inversor, en caso de hacerse con la planta, sea "consciente" de cuál es la situación y, a partir de ahí, acometa la "reestructuración" de la plantilla.
A este respecto, Dolores Ramos ha insistido en que si apoya el plan de inversión de un grupo de cooperativas que lidera Feiraco es porque es el que "conoce" y cuenta con el aval económico de la Xunta de Galicia, lo que no implica que se oponga a otros proyectos.
Así las cosas, los representantes de la plantilla de Clesa en la parroquia de Saiar no muestran "ningún tipo de problema en negociar una medida alternativa" para aminorar el empleo. Siguen "en contacto" con el abogado que el Gobierno gallego puso a su disposición y esperan que, tras la petición formal, la autoridad laboral les reciba en las próximas horas para exponerle su "negativa" a la extinción del trabajo, indica Ramos.
"APOYO CLARO" A FEIRACO.
Por su parte, el conselleiro de Economía e Industria, Javier Guerra, ha ratificado este martes "el compromiso" que la Xunta hizo "explícito" a los trabajadores, a la opinión pública y a los administradores concursales.
A preguntas de los periodistas antes de participar en un acto en Santiago, Guerra ha reiterado el "apoyo claro" del Ejecutivo autonómico al proyecto empresarial que presenta Feiraco. "Creo que es muy bueno para la empresa y garantiza el futuro de la compañía", ha destacado.
"La Xunta --ha defendido el conselleiro-- hizo su trabajo estudiando todas las posibilidades que se le planteaban y se comprometió concretamente con este plan", ha relatado y a continuación ha constatado que ahora el proceso "deriva de la administración concursal y trasciende la voluntad política". "La voluntad política de la Xunta es resolver el problema, mantener los puestos de trabajo y que la empresa siga adelante trabajando con normalidad", ha sentenciado.
"Eso es lo que hemos demostrado desde el primer momento. Buscamos a quien estuviese interesado, lo conseguimos y apoyamos ese proyecto. Ahora está en manos de la administración concursal y otras administraciones diferentes a la Xunta. La Xunta sigue manteniendo ese compromiso y espero que se resuelva lo antes posible", ha finalizado.
"PREOCUPACIÓN" DE LA XUNTA
Por su parte, fuentes de la Consellería han trasladado a Europa Press la "preocupación" de la Xunta por la situación que vive la plantilla de Clesa en Caldas. "El Gobierno gallego espera una pronta resolución del proceso concursal que aporte viabilidad a la propuesta respaldada por la Xunta para garantizar la continuidad de la planta y el empleo", han subrayado.
En este sentido, han recordado que la Administración gallega respalda con 4,5 millones de euros la propuesta que lidera Feiraco, por ser el plan "más solvente y realista desde el punto de vista técnico, económico y de mantenimiento del empleo".