Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 54,7% de los trabajadores a tiempo parcial en España quieren aumentar su jornada laboral

Alrededor de 1,54 millones de trabajadores a tiempo parcial en España quieren aumentar sus horas de trabajo, lo que equivale al 54,7% del total de empleados con jornada reducida en el país, según se desprende de un estudio publicado este jueves por la oficina estadística europea Eurostat.
La oficina estadística señala que en 2013 más de 9,93 millones de europeos con jornadas reducidas querrían trabajar más horas, lo que supone el 22,7% del total de empleados a tiempo parcial.
España es el tercer país de la Unión Europea (UE) y de la eurozona donde un mayor porcentaje de trabajadores a tiempo parcial desean ampliar su jornada, tras Grecia (72%) y Chipre (59%), y se sitúa por delante de Portugal (45%), Letonia (44,4%) y Bulgaria (41,9%).
Por el contrario, los porcentajes más bajos se registraron en Países Bajos (4,2%), Luxemburgo (10,3%), República Checa (11,4%), Dinamarca (11,75) y Estonia (12,4%).
En comparación con el número europeos con trabajo independientemente del tipo jornada, el número de personas que desea trabajar más horas supone un 4,6% del total, siendo España, con un 9,2%, el país con el porcentaje más elevado.
Por otro lado, el estudio también recoge que 11,47 millones de europeos inactivos están dispuestos a incorporarse al mercado laboral, de los que 9,31 millones están disponibles para trabajar, pero no buscan empleo, y 2,16 buscan un trabajo, pero no están disponibles inmediatamente. Esta cifra equivale al 4,7% del total de la fuerza laboral.
En el caso de España, alrededor de 1,37 millones de personas inactivas quieren empezar a trabajar, lo que representa el 6% de la fuerza laboral. En concreto, 1,15 millones están disponibles para trabajar, pero no buscan empleo, y 223.000 buscan un trabajo, pero no están disponibles inmediatamente