Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los trabajadores de GM en Canadá ratifican un acuerdo que reducirá los costes de la empresa

Un 87 por ciento de los 10.000 trabajadores de General Motors en Canadá ratificaron un acuerdo para reducir los costes laborales de la empresa, informó hoy el sindicato Canadian Auto Workers (CAW).
La ratificación del acuerdo, que modifica el convenio colectivo en vigor, abre la puerta para que las autoridades canadienses entreguen a General Motors hasta 6.000 millones de dólares (4.680 millones de dólares estadounidenses) en ayudas para mantener sus operaciones en el país.
Inmediatamente tras hacerse pública la ratificación, General Motors dijo que "trabajará para concluir los acuerdos de apoyo con los gobierno de Canadá y (la provincia de) Ontario".
Mientas, el presidente de Chrysler, Tom LaSorda, afirmó hoy ante un grupo de parlamentarios canadienses que la empresa puede cerrar todas sus operaciones en el país si no recibe ayuda económica.
Chrysler ha solicitado 2.300 millones de dólares (1.794 millones de dólares estadounidenses) a Canadá.
LaSorda, quien se desplazó a Ottawa para defender la petición de ayuda de la compañía, también solicitó a los parlamentarios que la Agencia Tributaria canadiense deje de presionar a Chrysler para el pago de unos 300 millones de dólares (234 millones de dólares estadounidenses) en impuestos atrasados.
El ejecutivo de Chrysler dijo que la empresa no puede permitirse "producir en una jurisdicción que no es competitiva con relación a otras".
Con respecto a la ratificación del acuerdo con GM, el presidente de CAW, Ken Lewenza, dijo en un comunicado que "estos cambios son difíciles" para los afiliados y jubilados de este sindicato "pero los miembros de CAW en GM están de acuerdo que aceptar estos cambios es la mejor elección bajo estas circunstancias".
Lewenza añadió: "Nuestros costes laborales no causaron esta crisis global y las concesiones laborales, no importa lo profundas que sean, no puede solventar esta crisis. Pero nuestros afiliados entienden que CAW debe ser parte de la solución y eso es lo que hemos hecho".
El acuerdo ratificado por los trabajadores estipula la congelación de salarios hasta el 2012 y que los jubilados de la empresa paguen parte de sus prestaciones sanitarias.
GM se ha comprometido con CAW y las autoridades canadienses que mantendrá en Canadá un 20 por ciento de su producción norteamericana en el país.
Esta empresa aplaudió la ratificación "de un nuevo acuerdo competitivo" con los trabajadores.
"El acuerdo rápidamente reducirá los costes de GM en Canadá al acortar de forma significativa la diferencia competitiva con los fabricantes extranjeros con respecto a los costes laborales de los trabajadores activos y sustancialmente reducir los costes heredados de la compañía", afirmó GM a través de un comunicado.
El fabricante dijo que las ayudas que espera recibir de las autoridades canadienses "son necesarias para completar la reestructuración de la compañía".