Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los trabajadores de Opel acuerdan con Magna la reducción de costes anual

En la fotografía, el logotipo de la marca en las instalaciones de Figueruelas. EFE/Archivotelecinco.es
Los trabajadores de la automovilística Opel acordaron con Magna su aportación a una reducción de costes anual de 265 millones de euros (392 millones de dólares), para lo cual no cobrarán una parte de la pagas extras de verano y Navidad y no tendrán incrementos salariales hasta 2012.
El comité de empresa de Opel informó hoy en un comunicado de que este acuerdo era la condición para que la matriz estadounidense, General Motors (GM), vendiera Opel al productor de componentes austríaco canadiense Magna.
El sindicato alemán del sector de la electrónica y del metal IG Metall y los comités de empresas de las fábricas alemanas de Opel han acordado con Magna para 2010 y 2011 proporcionar parte de la paga extra de verano y de Navidad y renunciar a incrementos salariales.
La vuelta a los convenios colectivos de IG Metall se producirá en 2012.
Los empleados de Opel también han acordado la suspensión de la aportación de la empresa al plan de pensiones en 2010 y en 2011.
A cambio los trabajadores de Opel tendrán una participación del 10 por ciento en la empresa con derecho a voto, con los mismos derechos y obligaciones que otro propietario.
El presidente del comité de empresa europeo de Opel, Klaus Franz, dijo que "los trabajadores en Europa efectúan contribuciones elementales para el futuro de la nueva empresa".
El consejo de administración de General Motors tratará hoy la venta de Opel en su reunión mensual regular y estudiará si autoriza la firma del acuerdo vinculante con Magna y su socio el banco estatal ruso Sberbank.
La Comisión Europea (CE) ha exigido a GM y a la sociedad fiduciaria que gestiona ahora Opel una clarificación legal de que la decisión sobre Magna y Sberbank se produjo sin presión política.
Algunos medios de comunicación han informado recientemente de que GM no quiere vender Opel al consorcio formado por Magna y Sberbank.
La matriz estadounidense ha mostrado en muchas ocasiones sus reparos para vender Opel a Magna y Sberbank porque tiene reticencias en ofrecer su tecnología a los rusos.
Después de que el inversor belga RHJI saliera de la puja por hacerse con Opel, GM manifestó, incluso, su disposición a quedarse con Opel.
Magna es la preferida de los trabajadores de Opel en Alemania y del Gobierno de este país porque contempla una reducción de empleos menor en este país y permitiría a la firma desligarse finalmente de GM.
Justo antes de celebrarse las elecciones generales en Alemania, el pasado 27 de septiembre, GM comunicó su interés de vender Opel a Magna y Sberbank.