Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unos 200 trabajadores de Sniace se dirigen a la sede del Orecla en Santander

Unos 200 trabajadores de Sniace se dirigen a la sede del Organismo de Resolución Extrajudicial de Conflictos Laborales (Orecla) en Santander para concentrarse frente al lugar donde la dirección de la factoría ha citado al comité de empresa para negociar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de extinción para toda la plantilla, integrada por 533 operarios.
Así lo ha informado a Europa Press el secretario del comité, Antonio Pérez Portilla, quien ha explicado que un "pequeño retén" se ha quedado en la factoría, en la que este domingo se inició un encierro que se prolongará mientras duren las negociaciones de los despidos vinculados al plan de viabilidad de la planta, que suman 227, entre las 146 jubilaciones y los 81 despidos "puros y duros" planteados en la última oferta de la dirección.
Casi 250 personas han pasado la noche en la fábrica, muchas de ellas en tiendas de campaña, prácticamente las mismas que comenzaron el encierro el pasado domingo.
Por su parte, los primeros trabajadores que se dirigen a Santander han tomado el tren de las 9.30 horas y se espera que unos 200 se concentren en la sede del Orecla, donde la dirección ha citado al comité a las 11.00 horas.
Portilla ha recordado que "todas" las reuniones celebradas hasta ahora han tenido lugar en la sede de Sniace, y han transcurrido "sin incidentes" y con los trabajadores presentes en las puertas de la factoría.
"Nos llevan a Santander para que no estemos presentes", se ha quejado Pérez Portilla, que ha recordado a Europa Press que se celebró una asamblea de trabajadores en la que se decidió que si bien el encierro "no se levanta" y que se dejaría "un pequeño retén" en la fábrica para "vigilar las cosas", el resto de empleados se trasladaría a la capital con motivo de la reunión.